Con Violeta Rojo en el chinchorro. «Las heridas de la literatura venezolana»

11 agosto, 2018 § Deja un comentario

Pocos pueden decir que se han llevado a Violeta Rojo al chinchorro. Yo soy un privilegiado. En estas más de 30 horas sin luz, me enchinchorré con Violeta y su libro «Las heridas de la literatura venezolana» (El estilete, 2018).

Armado con una linterna y mi almohada, disfruté de la más de una docena de ensayos que conforman el libro, con prólogo de Miguel Ángel Campos.

Las heridas… es un libro especializado en literatura venezolana, un libro indispensable para investigadores de literatura, para docentes; pero, la investigación de Violeta también es un aporte importante para los escritores, para conocer lo que se ha hecho y se está haciendo en el campo de la literatura nacional. Especialmente, en el ámbito de la literatura autorreferencial y de memorias o autobiografías. El libro es tan ameno, está tan bien escrito, que su profundidad no le quita diversión y cualquier lector, estoy seguro, lo disfrutará.

El título «Las heridas de la literatura venezolana» lo toma de uno de los ensayos en los que la autora enumera una serie de «heridas», que han marcado pauta en lo que se está haciendo en la actualidad en Venezuela en el campo de las letras: la política, la diáspora, la violencia, las tragedias nacionales (Caracazo, El deslave, los golpes de estado), los que se quedan y sufren los avatares de la diáspora de sus seres queridos. Esas son las heridas por las que sangra dolorosamente la literatura actual.

Pero el libro además hace una mención a los inicios de las minificciones —tema en el que Violeta es especialista—, habla sobre la literatura autorreferencial, la autoficción; sobre política haciendo referencias y citas que nos sorprenden al descubrir que poco hemos cambiado en esencia y de eso da cuenta también la literatura. Ya en tiempos de Gómez sucedían eventos y «noticias» que hoy figurarían en al campo de la posverdad. El país siempre será mostrado de acuerdo a la tendencia política del escritor, mostrando «su verdad» más que «La Verdad».

Confieso que algunos de los autores citados ni siquiera los conocía, de otros tenía referencias pero no los he leído y otros tantos me son familiares.

Para quienes quieran acercarse a la literatura venezolana, conocerla e interesarse, Las heridas… es un libro que les será útil y entretenido y que los dejará picados y con ganas de leer a escritores venezolanos.

En la oscuridad y el sopor de una segunda noche sin luz, con los ojos irritados no sólo por la precaria iluminación de linterna sino también por el monóxido que desprende la planta eléctrica de un edificio cercano a casa, con el cuerpo hecho caldo de sudor, cerré el libro de Violeta Rojo convencido de que esas heridas que enumera seguirán abiertas por mucho tiempo, sangrando letras: novelas, cuentos, ensayos, poemas, ficciones, biografías…

Anuncios

Desamor

1 agosto, 2018 § 1 comentario

Si un día descubres
que no te apetecen mis besos
que te aburren mis caricias
que te repugna mi olor

Que ya no me amas

No me lo digas
disimula
finge

No me pulverices

Como alas secas de mariposa.

Golcar Rojas,

Agosto, 2018

Río

30 julio, 2018 § Deja un comentario

Ser río
dejar su humedad al pasar
penetrar la tierra
permear impregnar

seguir.

Golcar Rojas
Julio, 2018

María Álvarez sobre “Obituarios de un no-país: “Lectura obligada de cada uno de los Venezolanos”

30 julio, 2018 § Deja un comentario

Raíces 2

23 julio, 2018 § Deja un comentario

Al marchar, sólo llevaré mi viejo par de zapatos
Aquellos cuyos tacones enterré para que echarán raíces

Llevaré tierra de mi tierra
adherida a las plantas de mis pies
para que mis pasos no se pierdan
para que mi andar no me pierda

Las raíces en mis talones
se nutrirán en nuevo suelo
cada paso alimentará un ser nuevo.

Y al morir
donde sea que suceda
estarán mezcladas las tierras
adheridas a mis pies.

Álvaro D’Marco: «El sarcasmo, la ironía incisiva son tu instrumento … para retratar el país»

22 julio, 2018 § Deja un comentario

Contrapunteo zamuro

22 julio, 2018 § Deja un comentario

Golcar vive en Maracaibo, es decir, sobrevive. Eso no amaina su extraordinario sentido del humor ni su creatividad. El cuento del zamuro, lo respondió con un verso, rimándolo con Maduro, ¡una afrenta en suspenso! Honré al animalito y Golcar también lo hizo y nos quedó bien bonito, el ejercicio mellizo. GR es Golcar Rojas, NS es Naky Soto, no caben en una hoja, no andamos buscando votos 😉

GR: En el sofá donde Naky
se instaló un zamuro
tan difícil de espantar
como el maldito Maduro.

NS: No lo compares con el mamut
experto en crear basura,
el zamuro reduce un alud
sin corrupción, sin usura.

GR: Que me disculpe el zamuro
no lo hice de mala fe
que es un noble animal sé
y más útil que Maduro.

NS: Más útil es cualquiera
que ese engendro con bigote,
ojalá alguien pudiera
reventarle su cogote.

GR: Y reventarle el cogote
es justo lo que quisiera
ni aún cuando baila el zamuro
mientras come su carroña
se parecerá a Maduro,
ese hombre come es ñoña.

NS: No la come, la genera
te juro que es diferente,
el zamuro hasta venera
el mamut no es ni gente.

GR: Ese es un zombie que miente
en eso estamos muy claros,
un zamuro es más humano
comparado con el ente.

NS: El que procesa basura
(tan distinto al creador)
hasta despierta ternura
el otro, asco, escozor.
Hasta un zombie se ofende
por esa comparación,
aún muerto él entiende
que Nicolás es cabrón.

GR: Ay, quién tuviera un zamuro
mandando en la presidencia
haría más que Maduro
al limpiar con su paciencia.
Ay, quién tuviera cianuro
un veneno con potencia
nos brindaría un futuro
donde mande la decencia.

NS: Mejor no lo invoquemos
que carroñeros no faltan,
no nos equivoquemos
que más de uno se espanta.
Y a falta de cianuro
para enmendar esta pena
pensemos en un conjuro
que sirva con hierbabuena.

GR: La hierbabuena me suena
mezclada con la cicuta,
así debe ser muy buena
pa’ salir de hijos de puta.

GR: Bueno, Naky, me despido
en verdad no tengo apuro
seguro el muy malparío
pronto me deja en lo oscuro.
Espero pronto en tu muro
encontrarme a otro bicho
una mariquita linda
que no rime con maduro.

NS: Más que la oscuridad
temo por el calorón,
por esa barbaridad
que solo agrava el cabrón.
Quédate en tu chinchorro
que yo buscaré otros bichos
mariposas o abejorros,
para cumplir tu capricho.

Por esto amo Internet ♥

Fuente: Contrapunteo zamuro