Patria o muerte, de Alberto Barrera Tyzsca

24 enero, 2016 § 1 comentario

image

«El insomnio y una persistente inquietud acompañan la jubilación del oncólogo Miguel Sanabria, que siente cómo la situación política ha emponzoñado su país, Venezuela, y también su vida, dirimida entre el extremismo antichavista de su esposa y el radicalismo bolivariano de su hermano. Esos desajustes irán en aumento en cuanto su sobrino Vladimir, recién llegado de La Habana, le pida que esconda un teléfono móvil en el que hay una grabación comprometedora y secreta de Hugo Chávez en un momento avanzado de su enfermedad.
Entretanto, un periodista en paro, Fredy Lacuna, que intenta investigar sobre la enfermedad del presidente, se resiste a dejar el apartamento que le reclama la dueña, recién regresada de Miami; una estudiosa estadounidense, Madeleine, obtiene un contacto importante para completar su ensayo sobre el carisma. Y María, una niña de nueve años que vive encerrada en casa con su madre por la violencia que se ha adueñado de la calle, logra encontrar un amigo por internet
».

Así reza la sinopsis de «Patria o muerte», la novela de Alberto Barrera Tyszka, (Tusquets editores, 2015), y eso es en esencia lo que encontramos en la novela. No hay mayores sorpresas. Es eso, y un texto escrito con excelencia, con maestría y destreza en el uso de la palabra.

Si uno —especialmente los venezolanos que vivimos en Venezuela— se aproxima a la historia de Barrera Tyszka desde el prejuicio o la expectativa generada por el fallo del jurado del XI Premio Tusquets Editores de Novela que reza que le otorgan el galardón por la «valentía de contar, desde las vivencias cotidianas de un grupo de personajes, la realidad venezolana de un modo poco complaciente», corre el riesgo de sufrir una decepción, pues no hay en la historia nada que no hayamos vivido cotidianamente en estos años de «revolución», y no hay en el tratamiento de la historia de la enfermedad y muerte de Hugo Chávez nada que no hayamos visto en los medios de comunicación en esos días y en los siguientes.

«Patria o muerte» es de esas obras que se hace difícil encasillar en un género ¿Es novela? ¿Es reportaje? ¿Es crónica? ¿Es ensayo? Al final, resulta ser un poco de todo. O, mejor dicho, Barrera Tyszka mezcla de manera magistral esos géneros para bordar la historia. Pero, tampoco es que sea muy importante etiquetarla.

«Patria o muerte» Por un lado, me fascinó por el estilo narrativo de Tyszca, esa capacidad para huir del lugar común y hacer metáforas hasta para los eventos más cotidianos como el repique de un teléfono, la fluidez y el ritmo que le imprime a su escritura. Ese sello personal que le impone a cada línea en las que se descubre un escritor al que le gustan las palabras, que ama las palabras y juega con ellas como un malabarista con pines o pelotas. Es un sello particular que a ratos llega a ser un hándicap pues se sobrepone la voz y el estilo del narrador por encima de la voz y la personalidad de los personajes, pero que,  en todo caso, no va en desmedro de la historia que logra atrapar al lector.

Por otro lado, decepciona un poco, el que los personajes se quedan en lo anecdótico. No hay mayor profundidad en ellos, resultan simples, planos. Sus historias de vida apenas llegan a ser un bosquejo, sin que alcancemos a saber qué los mueve, qué los impulsa a actuar como lo hacen. Un periodista de sucesos que se queda sin trabajo cuando el medio para el que trabaja decide cambiar la línea editorial al tener nuevos propietarios y quien sin mayor esfuerzo logra que una editorial le adelante un dinero para escribir un libro, así, sin más. Una mujer que regresa al país sin mayor justificación tampoco e intenta recuperar su apartamento que ha dejado alquilado a una pareja —el periodista en paro y su compañera— quienes sin mayor problema le dicen de entrada que ellos no se van a mudar. Tres mujeres que parecen ser parásitos de la revolución y que viven de marañas propias de un país sumido en la miseria humana.

Una gringa que busca la historia del mito Chávez, de quien lo mas que se llega a saber es que pide un permiso movida por su ¿obsesión? por el líder venezolano para venirse al país a ¿investigar? y que su novio le puso los cuernos.

Dos hermanos, uno chavista y uno opositor —el oncólogo insomne— que discuten la revolución con cierta flojera y sin justificar mucho sus posiciones. Un sobrino con un teléfono con dos videos de los últimos momentos de Chávez que le pide al oncólogo opositor que oculte el celular.

Y una poco creíble historia de la madre que un buen día saca a su hija de 9 años de la escolaridad y se encierran en su apartamento por miedo  a la inseguridad y el día que se ven obligadas a salir a la calle, unos motorizados matan a la madre delante de la niña por oponerse a un robo y la niña, atolondrada, se va a su casa a continuar con una amistad virtual con otro niño por medio de chats de Internet. De todas las historias de Patria o muerte, esta de la niña es la que más inverosímil me resultó. Semanas viviendo sola y engañando a familiares y vecinos sin que llegue a saberse que la madre fue asesinada…

Por último, la no muy original historia de una funcionaria cubana que engatusa con demasiada facilidad al periodista para obligarlo a engañar a su compañera, irse con ella a La Habana con la promesa de conseguir un contacto en el CIMEQ que le dé información sobre la convalecencia de Chávez para escribir el libro y fingir un matrimonio para lograr que la cubana pueda salir de la isla legalmente.

Sólo la excelente prosa de Barrera Tyzsca puede lograr que semejante escaparate de superficialidades puedan confluir en una historia amena que se deja leer con gusto y que lo deslumbra a uno por el manejo del idioma.

Aunque «Patria o muerte», pretende mostrar las dos caras de la revolución chavista, el narrador deja plasmado desde el comienzo su posición, marcando la historia al presentarla desde el punto de vista de un opositor. La forma como presenta los hechos y misterios que rodearon la muerte del ex-presidente Chávez, el discurso del narrador al describir lo que sucedía, las informaciones dadas por los voceros del gobierno, no dejan lugar a  dudas de que es desde el punto de vista de un opositor que se narra la historia.

La voz narrativa es la voz de quien no se identifica y no cree lo que los voceros del gobierno cuentan sobre la enfermedad del presidente. Este punto de  vista, obviamente, marca el tono general de la historia la sesga aunque pretenda por momentos tener un tono imparcial, que no llega a ser sostenido.

El final es un final abierto pero a la vez es un final confuso pues esas pocas líneas de diálogo uno no llega a saber a qué personajes corresponden, ni quién dijo qué:

«¿Cómo te sientes?
No lo sé. Todo es raro.
¿Quieres regresar?
Ya no podemos.
Y entonces, ¿qué vamos a hacer? ¿Adónde vamos a ir?»

Anuncios

Etiquetado:, , , , , ,

§ Una respuesta a Patria o muerte, de Alberto Barrera Tyzsca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Patria o muerte, de Alberto Barrera Tyzsca en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: