Réquiem para Goethe, de José Miguel Roig

7 abril, 2016 § 1 comentario

wp-1460080897300.jpeg

Terminé el «DESPUÉS» y con una sensación de ahogo, cerré el libro. Me levanté de la silla. Caminé de un lado a otro. Abrí la nevera y la cerré sin ningún fin. Fui al baño y me di cuenta de que no tenía ganas de orinar. Sonó la puerta de mi tienda y me molestó que alguien viniera a importunar.

Era una sensación de desasosiego la que me embargaba. No me hallaba. Al mirar la portada del libro y leer «Réquiem para Goethe», entendí que esa sensación de azogue me la había dejado la historia del militar nazi y el joven judío de 17 años en el campo de concentración.

Era la sensación de haber asistido a un acto prohibido. De haber presenciado unos hechos que no me correspondían. La sensación de haber estado en una historia privada, secreta. Una historia que sólo incumbe a los protagonistas.

Así me dejó el libro de José Miguel Roig editado en 2007 por Oscar Todtmann Editores.

Es una novela estructurada en cuatro partes, llena de suspenso y que, aunque uno pueda esperarse los acontecimientos, de todas maneras éstos lo conmueven.

Un hombre mayor, judío sobreviviente de los campos de concentración, en el declive de su vida, intenta encontrar al militar nazi con el que entablo una turbia relación cuando junto a su hermano fueron capturados.

Hay entre el militar y el joven Johann Wolfgang Feldmann una relación de dominador/dominado, de poderoso frente al indefenso, de seductor y seducido. Es la relación de dos hombres que en el fondo se descubren similares: rechazados, perseguidos, acosados, solos. Dos hombres que se enfrentan contra ellos mismos. Un dominador que se enamora de su víctima y un débil que descubre en su miedo una especie de fortaleza. Johann Wolfgang Feldmann es como una especie de Sheherezade que logra gracias a los versos que aprendió de memoria de Goethe —a quien debe su nombre—, dominar y posponer el temido momento de la entrega, a la que se opone desde un comienzo.

Es la historia de dos miserias humanas que se encuentra, se oponen, se enfrentan y terminan en medio de su soledad, desgracias y desventuras, dependiendo el uno del otro emocionalmente. Es también la historia de dos culpas que se encuentran.

Roig tiene una especial capacidad para mostrarnos la naturaleza humana. Sus miedos, sus dudas, sus miserias. Con pasajes realmente memorables como el diálogo con la mujer alemana en un café de Palermo en Buenos Aires, una elegante señora localizada por una compañía contratada por el judío para la búsqueda y que tiene pistas sobre el paradero del teniente Heinrich von Eckhardt, oficial de la SS. Ella fue una importante conquista del oficial.

La parte Dos del libro es absolutamente teatral y se centra en la relación de Heinrich von Eckhardt y Johann Wolfgang Feldmann. Tiene un tono intimista que logra meternos en el drama y conmovernos con esos «pobres» seres que nos muestra.

Al final, uno, como el propio Johann Wolfgang Feldmann, queda con la duda de por qué después de haber decidido echar al olvido toda la historia, después de haberse encerrado en su subconsciente la relación con el oficial, decide, mientras le cuenta los hechos a su mujer víctima del Alzheimer, buscar al hombre. ¿Es por odio? ¿Por venganza? ¿Por amor? ¿Por la culpa? ¿Pudo haber sido amor lo que hubo entre los dos hombres al final? ¿O sólo la conjunción de dos soledades y la yunta de dos miserias? El amor y el odio tienen tantos recovecos y vericuetos, tantos meandros extraños…

Como el mismo Johann Wolfgang Feldmann dice cuando decide iniciar la búsqueda del teniente:

«Y cuando hice dinero… resolví buscarlo.

¿Venganza? ¿Odio? ¿Qué otra razón? No podría decir. ¿Qué quedaba? La inmensidad de los sentimientos atenuados con el tiempo. Ya no era lo que fui. Quería convencerme de que no estaba seguro del porqué. Preferí especular ¿Sólo curiosidad? No, qué va. El deseo de apaciguar la angustia de esas noches cuando me despetaba, Sara dormida a mi lado, sudando y balbuceando en alemán».

Tal vez, al final de todo, lo que busca es el perdón, espiar la culpa. Tal vez por eso, una de las últimas escenas se desarrolla en la sinagoga el día del Yom Kippur, el Día del Perdón.

 

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

§ Una respuesta a Réquiem para Goethe, de José Miguel Roig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Réquiem para Goethe, de José Miguel Roig en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: