Las Pulgas a mediodía

18 junio, 2016 § Deja un comentario

image

El calor de las 12 y media aprieta en el rostro. Uno siente como si estuviera metiendo la cabeza en un horno precalentado a 180 grados para hacer una torta.
El centro de Maracaibo, como siempre, es un infierno que la basílica de La Chinita no parece afectar.
No es sólo el calor lo que produce esa sensación de averno. La suciedad, la basura amontonada en grandes montañas por doquier. El ruido. El tráfico, esa manera arbitraria de conducir y conducirse el maracucho tras el volante. Las cornetas, los frenazos. Las mentadas de madre. El olor a mortecina y cloacas obstruidas. Si el infierno existe, sus coordenadas están por los alrededores de Las Pulgas en Maracaibo.
No obstante, el centro tiene un cierto encanto que atrae, divierte, da risa.
Un hombre con un racimo de escobas al hombro, recorre la acera entre los desordenados tarantines de buhoneros que colman las vías dejando cada vez menos espacio a carros y peatones:
—¡Escoba, escoba, escoba! El regalo para el papa. Escoba, escoba. Lleve su escoba. Este es el regalo para el papa, para el papa Francisco, el papa que quiere barrer el capitalismo que ensucia el mundo. Escoba, escoba…
De pronto, me descubro sonriendo, mientras curucuteo en un tarantín que tiene, aceite de soya, harina de trigo, harina PAN, jabón para la ropa, gelatina para el pelo…
Mercancías extrañas en los supermercados y a precios dolarizados, prohibitivos para un pueblo cuyo salario mínimo mensual, no llega a 20 dólares.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Las Pulgas a mediodía en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: