Tía Amapola 22 – Los zapatos de Delcy

23 julio, 2016 § Deja un comentario

delcy

Tía Amapola amaneció apesadumbrada. Por las ojeras, se le nota que no durmió bien. Yo la sentí hasta bien tarde en el cuarto de los santos. El olor a tabaco barato y a ron era penetrante, pero ni me acerqué para que no me pusiera de banco nuevamente.
La encontré en el pantry de la cocina. Se estaba tomando un fororo, pero sin ganas.
—Tiíta, ¿qué me la tiene tan chacueca?
—Ay, mi niño. Qué semana tan perra y ¡Apenas es martes! Anoche el comandante no me dio muchas esperanzas cuando bajó. Según él, la caída es indetenible. No dice pa’cuándo, pero dice que es seguro. Los rezos y rituales que hacemos van a alargá la vaina, pero él dice que tarde o temprano, esto se va a la mierda.
—Tiíta, no crea tanto en esas cosas. Yo veo a El Padrino muy tranquilo. Yo creo que haber delegado en Padrino tantas cosas, le da confianza. Siente que las armas y los uniformes lo protegerán…
—Sigue creyendo y no comas… A mí me parece que eso es zamuro cuidando carne. Cuando menos pensemos, le estaremos limpiando las botas a ese coño con la lengua… Y ahora esos desgraciaos de la Marea Roja jodiendo también. Después de que bastante rial que se metieron con la revolución, ahora sí salen a echanos mierda y a pedí revocatorio. Huy, ojalá pudiéramos hacé como el Endrogan ese y metelos a todos presos.
—Erdogan, tiíta, No es Endrogan, es Erdogan.
—Ay, tú me entendistes. El turco ese que de un sólo golpe mandó a seis mil pa’l pote. Pero aquí apenitas lo que podemos hacé es botar a unos cuantos por habé firmao esa mierda del revocatorio. Y eso disimuladamente. Qué bueno fuera mandar presos a unos cuantos. O hacé como hizo Fidel en sus buenos tiempos, fusilamientos en el estadio. Pero deseos no empreñan…
Yo, cuando la veo así, prefiero quedarme calladito que me veo lindo. Por eso ni le dije que es entendiste, sin la ese al final. Cuando quiere mandar a matar gente la tía Amapola es mejor no atravesarse en su camino.

***

Hoy, cuando llegué del gimnasio, me encontré a tía Amapola ahogada de risa en la terraza con la imagen de Ojoslindos ocupando toda la pantalla de su tableta. Era una risa histérica y por momentos le daban como accesos de hipo. Busqué un poco de agua de azúcar corriendo y se le llevé porque parecía que le iba a dar un yeyo.
—Tiíta, tómese esta agua de azúcar para que se le pase. Usted ya me está preocupando. A veces pareciera que está perdiendo la razón, tiíta.
Tía Amapola poco a poco se fue calmando. Se tomó el agua de azúcar y cuando le pregunté si quería más, me dijo:
—No mi niño, más agüitas no. Traeme un Buchanans mayor de edad que esto hay que celebrarlo. Ja ja ja Cómo me he.podido reí, mi niño. ¿Tú viste la última de Ojoslindos? Ese sí que va a perdé la razón ja ja. Después de que se la daba de arrechito diciendo que iba a hacer morder el polvo al gualestriyornal, viene a salí con el chorro de babas de retirá la demanda. Ni pendejo que fuera pa’pisá suelo gringo ja ja ja. Primero, Ayú lo espantó de la Asamblea y salió de ahí haciendo pucheros, porta menos por allá que el fantasma del difunto por el Cuartel de la Montaña. Después, pierde el apoyo de los militares porque ahora están con Padrino Tu. Y ahora, sale con esta vaina. Ja ja ja él creía que me iba a jodé a mí sapeando a mis muchachos. Ahí lo tienes hecho un cero a la izquierda. Lo que falta es que lo mee un perro ja ja ja y el muy bolsa retira la vaina, pero amenaza con nuevas acciones legales ja ja ja como pa’no quedá como un güevón ja ja queda hasta pior ja ja ja
—¿Tiíta, qué es eso de ‘Padrino Tu’?
—¡Tu, mi niño, Padrino Tu! Padrino Guan es nuestro Padrino y Padrino Tu, es el otro —Tía Amapola puso los dedos en ve—.’Tu’ de dos en inglés, mi niño. No me vas a decí que no se dice así porque los números hasta el diez fue una de las pocas vainas que aprendí cuando me dio por estudiá inglés: Guan, Tu, Tri, For, Fai, Siz, Seven, Ei, Nai, Ten. ¡Todavía me acuerdo, mi niño!

***

—Mi niño, ¿tú sabes qué me gustaría hacé a mí?
Me sorprendió tía Amapola con la pregunta, porque teníamos rato callados viendo en televisión un programa de Antena 3 sobre una investigación a narcotraficantes. Había momentos en que sólo comentaba «Debe ser horrible que le pase a uno eso» y seguía atenta a la pantalla.
—Me encantaría hacé un programa como el que hizo la Michelle Obama con el James Corden. Es que me veo en la Hummer rodando por Caracas y que me pongan al Jaguar del Sur y yo empiezo a cantá el corrido —tia Amapola se arrancó de una a cantar El Patrón— «Llegó el patrón al pueblito. Estaba todo muy raro. Los guardaespaldas del hombre estaban todos tocados. Pues se sentía en el ambiente, que iba a pasar algo maaaaloooo…» Sería buenísimo, mi niño. Después me pueden preguntar algo de mi juventud y me ponen a Lupe y Polo y yo canto también «Ahí te traigo los pasajes vámonos para otras tierras…» ¿A quién podríamos poné a manejá y a que me entreviste y cante conmigo, mi niño?
—No sé tiíta. A alguno de los de Zurda Kondukta tal vez…
—Nooooo. Esos son muy tierrúos mi niño… Podríamos terminá cantando el corrido del Capito y la Kate «La gallina de los huevos la quieren investigar porque le dio una entrevista al king, el Chapo Guzman. Escarben ratas y topos a ver qué van a sacar. Desde niña demostró de México ser la grande…» ¡Quedaría genial!
—Puede ser Arturo de los Ríos, tiíta.
—¿Ese no será muy escuálido, ni niño?
—¿Y Winston Vallenilla?
—Ay, no. Con esa gritadera y chabacanería de él me echa a perdé la imagen… El que quedaría genial sería el Chatén, mi niño. O el Laureano… O Emilio Lovera… ¡Qué vainas, mi niño, que todos los talentosos y graciosos son escuálidos hasta las trancas…! Bueno, a lo mejor podemos invitá a uno y hacé el paripé del diálogo y la reconciliación. Después, lo mandamos a lavá el paltó o hasta preso lo podemos meté. Tengo que pensá bien, pero un programa así lo quiero antes de que venga el revocatorio porque después… Mejor no pienso en el después.

***

Mientras le daba unos masajes en los pies a tía Amapola que estaba recostada en el sillón relax Tino Mariani que le trajeron de Italia el año pasado, me dijo:
—Mi niño, este sillón es una de las mejores inversiones que he hecho. De verdad que dos horitas aquí echada con sus funciones de fricción termocalentadora me devuelven el alma al cuerpo. ¡Que semana más agotadora! Viaje a Nicaragua, después a bailá como poseída en las nuevas empresas Cacique Maracay, después pa’l eje Apure Orinoco, después pa’Cabimas… Este cuerpito es frágil pa’tanto trajín y ya no tengo quince. ¡Y todavía faltan los actos del 24!… Tanta vaina pa’nada, mi niño, porque a veces me provoca agarrá mis churupitos y largame a viví en la Riviera francesa o en la Costa Brava. Descansá con gente rica y famosa y no rodeada de este chusmerío. Este pueblo cada día me decepciona más. Ni en Cuba están tan atrasados de espíritu porque ahí tienes que los zapatos del equipo olímpico los diseñó el pana Lubután, pero aquí todos tienen un rancho en la cabeza. Una cuerda de muertos de hambre y envidiosos que en lo único que piensan es en comprá dos kilos de harina PAN…
—Tiíta, pero ¿Por qué está tan decepcionada?
—Ay, mi niño, es que este es un pueblo de resentidos. Los mueve nada más la envidia. ¿No viste cómo le cayeron encima a Delcita por los zapatos? Tanta vaina por unos piches Valentino de mil euros que yo me los puse tres veces y los dejé pa’cuando voy a trabajá en el huerto. Pues los muy desgraciaos han pasao el día hablando de los zapaticos. Que si son no sé cuántos salarios mínimos, que si son más de seiscientas bolsas Clap, porque todo lo miden por la barriga, los muertos de hambre esos. La envidia los carcome, pero son incapaces de ponese a trabajá pa‘vé si hacen rial. Se la viven todo el santo día paraos en una cola pa’ qué porquería pueden comprá. ¡Así no hay país que eche pa’lante! Pero pa’criticá si están prestos. De una vez se fijan en los trapos que una se pone pa’salí hablá güevonás. Demasiao rancho mental, mi niño. El subdesarrollo y el tercé mundo lo llevan en los genes. No, vale, chico, yo me merezco una vaina mejor, más fisna. Una vida con glamour y no tanta miseria mental alrededor.

***

—¿Ves lo que te digo, mi niño? ¿Cómo no voy a queré yo ime pa’marte y no volvé? —Me dijo tía Amapola con los ojos aguados—Vengo emocionada a ver qué escribió Heibercito, pensando que era un poema de amor a la primera combatiente y me consigo con esto. Te voy a leé, si es que el llanto me deja:

I
A China fue la familia
en avión presidencial
presupuesto nacional
con partidas para Cilia
y meses tiene en vigilia
la combatiente primera
pues mucho le desespera
los viáticos regresar
de todos los que a pasear
se fueron sin que supiera
II
Primera dama incapaz
de incurrir en nepotismo
ni un Flores por eso mismo
en cargo alguno verás
así que no digas más
que es ramillete el gobierno
hermanos, primos ni yerno
hijo ni suegro o cuñado
nunca se han contratado
ni este gobierno es materno
III
La familia Miraflores
no es por Flores ni por Cilia
no le aflores su familia
que antes tuvimos peores
aunque ésta sin estupores
siembra y riega su vainilla
y ahora con Vallenilla
los domingos en Tves
sin pena de estupidez
germinan en pesadilla.

Tía Amapola levantó la mirada y con ojos de vaca degollada me miró y una lágrima cayó del ojo izquierdo.
—Bueno, tiíta, pero no se amargue por eso.
—No, si yo no me amargo. Yo le prendo dos velas negras esta noche a ese desagradecío y ni me despeino. Pero es que no hay derecho a que gente que uno quiere haga esas vainas.
—Tiíta, cambiando de tema. Estaba por preguntarle, ¿Por qué a Padrino ‘Guan’, como  le dice usted, le dio por hablar de hallacas en julio? Faltan seis meses y ya él habla de la Navidad feliz.
—Eso se llama «visualización», mi niño. Padrino lo que hace es visualizá que en diciembre él todavía va a está allí. Bueno, visualización y jalando el fin de año, mi niño, que la gente hable de las hallacas y se olvide del revocatorio.

Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 1
https://golcarrm.wordpress.com/2015/11/13/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 2
https://golcarrm.wordpress.com/2015/11/17/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-2/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 3
https://golcarrm.wordpress.com/2015/11/22/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-3/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 4
https://golcarrm.wordpress.com/2015/11/28/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-4/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 5
https://golcarrm.wordpress.com/2015/12/04/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-5/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 6
https://golcarrm.wordpress.com/2015/12/06/665/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 7
https://golcarrm.wordpress.com/2015/12/15/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-7/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 8
https://golcarrm.wordpress.com/2015/12/17/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-8/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 9
https://golcarrm.wordpress.com/2016/01/14/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-9/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 10
https://golcarrm.wordpress.com/2016/01/26/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-10/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 11
https://golcarrm.wordpress.com/2016/04/02/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-11/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 12. Lluvia
https://golcarrm.wordpress.com/2016/04/20/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-12-lluvia/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 13. La audiencia
https://golcarrm.wordpress.com/2016/05/13/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-13-la-audiencia/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 14. Visita de Albert Rivera
https://golcarrm.wordpress.com/2016/05/22/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-14-visita-de-albert-rivera/
Narco micro—relatos. Historias con Tía Amapola 15. Los CLAP
https://golcarrm.wordpress.com/2016/06/04/narco-micro-relatos-historias-con-tia-amapola-15-los-clap/
Tía Amapola 16. Firmas y verificación
https://golcarrm.wordpress.com/2016/06/11/tia-amapola-16-firmas-y-verificacion/
Tía Amapola 17 – Orlando. Moná. Gallegos
https://golcarrm.wordpress.com/2016/06/15/tia-amapola-17-orlando-mona-gallegos/
Tía Amapola 18 — Validación de Firmas
https://golcarrm.wordpress.com/2016/06/22/tia-amapola-18-validacion-de-firmas/
Tía Amapola 19 – #Seminaristas – #HastaQueTeConoci
https://golcarrm.wordpress.com/2016/07/09/tia-amapola-20-de-contras-dildosrectos-del-libertador-y-pecueca/
Tía Amapola 21 — La frontera. Cúcuta
https://golcarrm.wordpress.com/2016/07/17/tia-amapola-21-la-frontera-cucuta/
Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Tía Amapola 22 – Los zapatos de Delcy en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: