Tía Amapola 25 – Toma de Caracas y los ojitos del difunto en Río 2016

14 agosto, 2016 § 1 comentario

toma

Tía Amapola se retorcía de la risa en su tumbona Barcelona en la terraza:

—Ay, mi niño, estos escuálidos me van a matá un día de estos de un ataque de risa ja ja ja. ¿Tú vistes con lo que salieron ahora? Después de tanto «¡Esto no se aguanta más!, «¡La fecha para el revocatorio es urgente y pa’yer!», «¡El país no aguanta el hambre un día más!» y todas las mariqueras que viven gritando por las redes, porque la televisión y la radio no les paran ni medio, ahora salen a convocá una marcha pa’dentro de un mes ja ja ja. Es que esto está muy mal y la marcha es de urgencia ja ja ja.

—Bueno, tiíta, supongo que para organizar una marcha multitudinaria, impactante, se necesita tiempo, ¿No? Yo de eso no sé, pero me imagino que tienen que organizar cosas de sonido, de transporte, de convocatoria. Usted misma acaba de decir que no tienen ni radio ni televisión para hacer el llamado. Supongo que una marcha masiva y contundente y sin medios que ayuden no se organiza de un día para otro. Hace falta tiempo…

—Esos necesitan tiempo es pa’ir a pintase el pelo y pa’ maquillase pa’la bailanta. Pa’comprá los pitos y las pintas con los que van a desfilá porque no va a ir a una marcha con ropa repetía ja ja ja. ¡Qué dirían las amistades en España si los ven con el mismo mono Adidas del último templete! Ja ja.

Tía Amapola se paró y empezó a caminar por la terraza:

—Bueno, al cabo que ni me importa lo que hagan los escuálidos. Tengo cosas más importantes que hacé. El 13 cumple años Fidel, mi niño, y se me está ocurriendo una vaina pa’celebralo.

—¿Qué será, tiíta?

—Se me ocurrió cuando escuché la propaganda de Luis Britto, que podríamos hacé un gran acto cultural con artistas e intelectuales del país. Que Britto le escriba una vaina bien arrecha que diga que aquí todos somos Fidelistas, Chavistas y Padrinistas. Zhandra Rodríguez le puede hacé una coreografía y Tareck dejá un rato el Nandrol y el bótox y ponese a hacele un poema al padre Fidel, la Todd le puede cantá una vaina así como Caballo Viejo...

—Tiita, pero el 13 es ya. ¿Usted cree que dé tiempo?

—Ni que lo fuera a hacé la MUD ja ja. Me alcanza y me sobra tiempo de aquí al cumple. Esos son los escuálidos que pa’juntá cuatro pelagatos necesitan un mes.

Tía Amapola me miró con ojos puyúos y me dijo:

—¡Y cuidaíto con que te me desaparezcas el primero de setiembre! Te quiero todo el día pegado a mí como una garrapata, que te conozco y eres capaz de ite a hacé bulto en esa vaina.

***

Tía Amapola pasó más de una hora hablando en clave por teléfono. La llamó alguien de Colombia y la llamada la descolocó bastante.

—¡Coño pero cómo se dejaron agarrá Don Óscar, Coco y Cheo tan pendejamente. Sí Padrino ya no dormía desde hace días, ahora cuando se entere de que los compadres Ortiz cayeron no va a queré ni salí del cuarto.

—¿Y por qué no está durmiendo Padrino, tiíta?

—Ay, mi niño. Esa vaina de la toma de Caracas lo tiene atormentao. No es nada, que no duerme él y no me deja dormí a mí. Se despierta con unas pesadillas horribles, mi niño. Dice que sueña que está cayendo un palo de agua como el del 99, que las calles son ríos que se llevan todo a su paso. Pero de pronto, ya no es agua lo que corre por las calles sino gente tomando la capital. Millones de gente. Hasta risa me dio anoche, porque el bobo se despertó dándose golpes y me decía «¡Mátalos, Polita, mátalos antes de que me piquen como a Edelmiro!» Ja ja. El pobre pendejo soñó que el agua se volvía gente y la gente escorpiones rojos como los de la novela de Golcar, que lo picaban hasta en en culo. Ja ja Se despertó sudando frío.

—¿Tiíta, y si le damos agüita de lechuga antes de dormir para que se relaje y duerma tranquilo?

—Noooo, mi niño. Esa cagazón no se le calma con lechuga. Y pa’completá, esa vaina es pa’l primero de setiembre, o sea, que este agosto va a el verdadero Infierno de Edelmiro pa’l pobre Padrino. Entre la marchita de los escuálidos y los golpes que nos están dando al business en todos laos, Padrino no va a pegá un ojo.

***

—Mi niño, de verdá que si no fuera por los buenos ratos que me da la Tiby en estos días y por lo que me divierto viéndola cómo da vueltas y vueltas hablando sin llegá a ninguna parte, creo que las depresiones y tristezas me tendrían cachicorneta. Hoy se lució con los gráficos y la historia. Yo pensaba que iba a llegá a Cristóbal Colón ja ja. Pero, de verdá lo de Lucas, El Flaco, el sábado me golpeó durísimo. Cuántas veces fuimos a Safari a jugar al esporbú y montamos caballo. Yo me sentía como la Escarlé Ojara galopando en la yegua que llevaba Padrino por las riendas. Se veía igualito a Clark Gueibol, con su bigotico. Huy, me ponía birriondísima…

—¡Tía! Pare que usted empieza así y termina contándome unas cosas que no quiero ni imaginar.

—Ay, mi niño. Allá tuve unos orgasmos de cine. A lo mejor ayudaba un poco lo que nos brindaba Lucas, El Flaco, que siempre tenía merca buenísima de Colombia que le estimulaba a uno hasta los pelitos. ¡Daba unas ganas de cagá!

—¡Tiita! Mejor dígame qué le pareció lo de las firmas para finales de octubre. ¿No es como muy lejos, tiíta? ¿No irán a protestar los de la MUD?

—¿Y por qué van a protestá si esos son los lacsos contitucionales?

—Lap sos Cons ti tu cio na les, tiíta.

—Ah, puej. ¿Y qué dije yo? Bueno, chico, últimadamente, que si ellos pa’organizá una marcha necesitan un mes, con más razón la Tiby necesita dos meses pa’algo tan complejo como la recolección de firmas. ¡Y que se apronten! Porque verificando esa vaina puede llegá el 2019 fácil.

***

Ahora sí se montó la gata en la batea. Cuando iba pasando hoy frente al cuarto de los santos, escuché una voz extraña de mujer. Sonaba entre llorosa y fúrica. No aguanté la curiosidad y me asomé. La Benítez zarandeaba en el aire el muñeco del Comandante y le reclamaba:

—¡Coño, mi comandante, bonita que me la hiciste! Yo que estaba orgullosa de haber llevado tus ojos bellos a la competencia y tú no moviste ni un dedo para ayudarme a ganarle a la Anna. ¡Eso no se hace, chico! Yo que pasé toda la noche gugleando la frase del Quijote para sacarles la piedra a los escuálidos y tú me dejas en la lona por un piche punto.
La Benítez sacó su sable y saltó tía Amapola a atajarla:

—¡Pero bueno, mija, tú estás loca! ¿Qué le vas a hacé al comandante?

—Nada, Amapola, qué le voy a estar haciendo si yo lo amo como nunca. Esos ojos bellos son mi guía. Es que quiero dejarle el sable aquí un tiempo para velarlo a ver si para la próxima me va mejor.

—Ay, mijita —Dijo tía Amapola dándole unas chupadas al tabaco que echaba chispas y chirriaba—. Por lo que veo aquí, vas a necesitá mucho más que velá el sable. Lo tuyo va pa’largo. Anda a rezá es lo que es, porque si Tiby no logra posponé esa vaina del revocatorio pa’l 2030, a ti te van a investigá cada puya hasta vete el tuétano. Esos escuálidos son rencorosos, Ale, y no se van a quedá tranquilos hasta sabé qué pasó con los reales cuando fuistes ministra.

El tabaco chisporroteó y le quemó los dedos a tía Amapola que lo lanzó al piso luego de que se cayera la ceniza.

—¡Palabra cierta! Y mira, la candela quedó mirando pa’donde estás tú. No te veo nada bueno, Ale. Vamos a tené que llevate al río a si logramos cancelá esa vaina.

Tía Amapola le escupió un buche de anís El Comandante en la cara a la Benítez, la sacudió con una rama de ruda, le echó cuerno de ciervo alrededor y prendió otro tabaco que se lo fumó dando saltitos alrededor de la mujer y lanzándole las bocanadas de humo.

—Esto es pa’limpiate un poco pa’que aguantes hasta que podamos ir al río. No te veo nada bien, mijita, nada bien. Esto apenas empieza.

***

—Mi niño, yo no sé a quién se le ocurrió la idea de aumentá el sueldo. Debe ser un consejito del Mesías ese de España, el que se parece a Jesucristo, o de Zapatero que está colaborando tanto con nosotros. No sé, pero es una idea brillante. ¿Quien va a queré ir a protestá contra un gobierno que obliga a los exploradores a que le paguen a la gente bien su trabajo?

Tía Amapola le daba vueltas a su anillo Cartier de diamantes y zafiros mientras cavilaba. Más parecía estar maquinando cosas que hablando conmigo.

—El primero de setiembre, la gente no sabrá si ir a la vaina esa de la Toma de Caracas o ir a gastá los cestatiques de agosto que les tienen que pagá y como ahora hay supermercaos llenos de comida y papel tualé de Colombia, ¡Tú me dirás!

Yo, que me imagino lo que ese aumento traerá más temprano que tarde y en qué se le convertirán esos reales a la gente, permanecía calladito que me veía lindo.

—Ahora lo que hay que hacé es, cuando digan que van a recogé el 20 por ciento de malparías firmas pa’l revocatorio, decretá en esos mismos días de las firmas que toesa vaina traída de Colombia la tienen que vendé a precios regulados de aquí. ¡Eso será un coñazo, ja ja! Ya me imagino al poco de muertos de hambre que no sabrán si ir a firmá o a hacé cola pa’comprá hasta el veneno pa’ratas barato. No van a recogé ni la firma del mariquito de Capriles y la histérica de María Corina, porque hasta esos van a está comprando comía. Ya voy a llamá a Padrino pa’que vaya preparando el decreto.

Yo no dije esta boca es mía. Tía Amapola se calzó sus cholas Gucci y fue a buscar el celular para llamar.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , ,

§ Una respuesta a Tía Amapola 25 – Toma de Caracas y los ojitos del difunto en Río 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Tía Amapola 25 – Toma de Caracas y los ojitos del difunto en Río 2016 en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: