Tía Amapola 27 – Predicicón de Mhoni, Cumbre de MNOAL, Profesora universitaria

24 septiembre, 2016 § 1 comentario

margarita

Tía Amapola está más irritable que de costumbre. Cada vez tolera menos a Padrino y cada vez que él le dice que quiere renunciar, que ya no aguanta más la presión, que siente que las sienes le van a reventar, ella lo repudia más.

—Ay, Polita. Cualquier día vajavé que me saltan dos chorros de sangre y es porque se me van a explotar estas venas, ve, estas que están aquí brotás. Toca, Polita, toca cómo se siente ahí que palpita.

—¿Eso no serán los cachos, mi bigotis? —le dijo tía Amapola burlándose de él.

—No mames gallo, Polita, ejenserio. La cabeza me va a estallá.

—Sí, en Villa Rosa casi te estalla con la ceceroleada que te dieron.

—Vértale, Polita, tú te burlas de mí y cualquier día amaneces viuda. Yo creo que mejor renuncio y nos vamos de esta mierda…

—No sé dónde crees tú que te vajameté si renuncias. Si no te joden los compinches del cartel, te joden en la Haya, o te jode Ojoslindos. ¡Anda a rezá, más bien! Y deja de está diciendo pendejadas. No eres más gafo porque no entrenas.

La tía Amapola dejó a Padrino hablando solo y llegó a mi cuarto. Ojerosa y despelucada. La dormilona Armani, un frenelón rojo con lo de atrás para adelante. Y una babucha Gucci con marabú rosado en el pie izquierdo y una chola Fendi marrón en el derecho.

—Tiita, ¿Qué le pasa? ¿Parece un esperpento?

—¡Deja! No sé qué me tiene más mortificá, si Padrino con la lloradera porque quiere renunciá o el peo de los muchachos en Niuyol. ¿Viste cómo lloraba mi pobre bebé? Toda la audiencia la pasó sollozando…

—Tiita, pero con estas nuevas abogadas puede ser que la cosa cambie…

—Eso espero, porque cobran como si además de defendelos les mamaran el güevo todos los días. Pero, ¿has visto, mi niño? ¿Cómo son esos bichos de la DEA de desleales y traicioneros? Los muchachos los sacaban a fiestear, le invitaban los tragos y hasta las putas se las pagaban, y esos desalmados vienen y les echan deo así de feo. ¡Hasta a tu tío Bladi, lo sacaron a relucí! Tanto que les dije que hay vainas que no se le cuentan ni a las almohadas y mucho menos a los compinches de tragos y vicios, pero como son tan jetones. Igualitos de vendolajeta que Padrino que grita a todo pulmón que va a jodé a los gringos y una vieja con una olla lo hace salí corriendo como un alibombo… Échate pa’llá mi niño, esta noche voy a dormí aquí contigo porque no quiero calame la lloradera del bobolongo. Me tiene jarta. A veces quisiera que el viejito coñuemadre, como el le dice a Ayú, le metiera sus buenos coñazos pa’que llore por algo.

***

—¡Polita! ¡Polita! ¡¿Dónde está mi Polita?!

Los gritos de Padrino retumbaban por todo el pent-house. Yo lo escuché desde mi cuarto, pero cuando salí a ver, ya Padrino estaba con tía Amapola en la terraza, se ponía las manos en la cabeza y lloraba como un muchacho al que le ha salido la Sayona.
Yo sólo podía ver, pero no lograba escuchar, porque habían cerrado la puerta y como es de vidrio doble blindado, no permite que se escapen los ruidos. Pero, tía Amapola me contó después, muerta de la risa.

—ja ja ja, mi niño. Ese Padrino llegó más cagao que palo de gallinero. Más cagao que estatua de Chávez a cielo abierto. Me decía —la tía imitó la voz pesada de Padrino— «Polita, como que se va a cumplir ya la predicción de la vidente mexicana. Ay, mi Polita. Como que vas a enviudá pronto. Esa transfo de México que pegó la predicción de la muerte de Juanga, como que tenía razón con mi predicción». Yo no podía pará de reí, mi niño. Ese carajo si es cagao ja ja ja «Ay, Polita, la vidente mexicana dijo que después de un temblor que afectaría a Colombia y Venezuela, a mí me darían matarile. Que me tumbaban como a los dos días y mi propia gente me daba matarile, Polita» ja ja ja, cómo moqueaba el pendejo. El bigote le quedó mojado y brillante de tanto moco y tanta lágrima.

—Tiíta, pobrecito. Es que no es para menos. Imagínese, esa Mhoni, dijo que moriría un cantante mexicano de unos 66 años de un infarto o un paro respiratorio y, ¡zas! Murió Juanga…

—Siiiiii ja ja ja eso dijo y lo que tiene cagao a Padrino es que hoy tembló durísimo en Colombia y se sintió en Tachira, Mérida y Trujillo. Ja ja ja ese hoy no pega un ojo ni con merengada de valium ja ja ja. Lo que soy yo, esta noche me voy a dormí contigo, no me voy a calá ese carajo toda la noche berreando y dando brincos por el susto. Lo que tiene de grande y gordo lo tiene de gallina ja ja ja

***

—Tiíta, pero usted parece que viene de una guerra y no de pasar unos días en Margarita.

—Ay, mi niño, ni me mientes laisla. Fue horrible. A mí que no me gusta agarrá sol porque me salen líneas de expresión y me pongo negra como tierrúa de Barlovento en media hora, y mírame, parezco culo de olla de paseo al río.

—Pero, ¿Usted no iba era para la Cumbre de los No Alineados? ¡Mire cómo trae los Louboutin llenos de barro!

—Si, mi niño, pero como no teníamos comida pa’ dales a los lambucios que llevamos a acampar en las carpas y ya se estaban soliviantando porque tenían hambre, sed, miedo con la tormenta que casi les vuela las carpas y estaban jartos de la mala música que tocaban esos carajos que llevamos a hacerles el show, a Padrino no se le ocurrió nada mejor que mandame a mí a que les repartiera unas cuantas líneas para entretenerlos. Y allá me fui, con mi alijo, cual cura cargao de hostias, a dales la comunión a esos muertos de hambre. Los tacones se me enterraban en la arena, por allá le caí encima a un carajo que pensó que era que estaba birrionda y casi me coge en medio del gentío ¡Mira cómo traigo los pelos! Me cayó un palo de agua y cuando esos bichos se enteraron de que les llevaba la bendición en forma de polvo blanco, casi me descuartizan, como si le hubieran dicho que llegó el camión con la Harina Pan. Horrible, mi niño. Woodstock se quedó pendejo pa’lo que hubo allí. Y más de una que va a llegá preñá a su casa sin sabé de quién. Eso sí, Padrino tenía razón. Esos días de no habé sido por mi merca, esa vaina hubiera terminao en tángana. Ahora me toca pasá unos días en blanqueo, porque este moreno de Negra Matea tapa amarilla me queda horrible. Llama a Yuleixi pa’que venga a haceme la juñas y a pintame el pelo, porque no me atrevo ni a mirame en el espejo con esta pinta de cachifa de narco-enchufada que traigo. Y ponme Globovisión a si la cochino’emonte del CNE va a decí que el revocatorio va a después del centenario de Chávez como le dijimos que tenía que decí. Ay, pobre Tiby, debe está mandando a subile unos tres metros más al muro de su casa porque la turba la va a queré sacá hasta del baño con las pantaletas a media pierna, pa’que hable.

***

Hoy yo estaba que no veía la hora de llegar a la casa para preguntarle a la tía Amapola qué materias daría en la Universidad. Estoy seguro de que no serán ni inglés ni Ética, por razones obvias. Pero, desde que escuché que Padrino dijo lo de las clases, me he paseado por todas las posibilidades, desde Puericultura, hasta Oficios del Hogar y de verdad que no veo a la tía enseñando nada.
Entré apurado a preguntarle:

—¡Tiíta, tiita! Cuénteme cómo es eso de que va a dar clases, ¿qué materias va a dar? Estoy intrigadísimo…

La tía levantó la mano cuajada de anillos de oro y platino con perlas, diamantes, rubíes y esmeraldas.

—¡Cállate, mi niño! Ahorita no me interrumpas que estoy leyendo al @puzkas en twitter que está dando la información de los obstáculos, digo, de los requisitos pa’recogé el 20 por ciento, de las firmas… ja ja ja este si es mamaturmas, ja ja mira lo que dice, «CNE aprobó las peores condiciones posibles para el 20%. El sesgo político de la decisión es innegable». Ja ja ¡Ay, qué comerá que adivina! Ja ja. ¿Qué esperaba él? Es que de verdá, no son más bobos porque no practican… A … 20 por ciento por estado… ‘tá bien. 1355 centros de votación y 5392 cactahuellas… No entiendo por qué no redondearon esa vaina a mil centros y 5 mil máquinas, qué ganas de complicá los números… Tres días de 8 a 12 y de 1 a cuatro. Eso es como mucho tiempo, pero ya veremos cómo hacemos pa’que las colas no avancen… No ‘tá tan difícil ja ja, si se aplican reúnen unos dos millones de firmas ja ja. Han debido poneles que tienen que traé una pluma de águila dejada en el Himalaya, unos colmillos de dragón, unas escobas de Harry Potter, unos huevos de gallo…
La tía Amapola me miró con picardía y me dijo:

—Ajá, mi niño, ¿Qués lo que me preguntabas?

—Tiíta, que qué materia va a dar en la Universidad. Me quedé intrigado cuando escuché a Padrino.

—Ay, mi niño, de qué va a que voy a enseñá. Hay dos cosas que yo sé hacé muy bien y que nos dimos cuenta de que los muchachos salen fallos de esa Universidá. La primera, de negocios internacionales. Yo sé cómo poné la merca en cualquier mercao del mundo y eso hay que enseñáselo a esos carajos, que de ahí saldrán a trabajá pa’ nosotros. Y lo otro, mi niño, los voy a enseñá a hacé líneas. No puede que esos muchachos salgan y no sean capaces de hacé una línea bien hecha. Les hicimos un test y ninguno fue capaj de hacé una línea como Dios manda. ¡Eso no pué sé!

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

§ Una respuesta a Tía Amapola 27 – Predicicón de Mhoni, Cumbre de MNOAL, Profesora universitaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Tía Amapola 27 – Predicicón de Mhoni, Cumbre de MNOAL, Profesora universitaria en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: