El festín

8 febrero, 2017 § Deja un comentario

Al principio, los zamuros comían del muerto bailando y en grupo. Eran hermanos compartiendo el condumio.
Pero el cadáver empezó a menguar. Cada vez había menos carroña.

Empezaron a mirar feo al “hermano” que al lado hincaba su pico. Aleteaban disimuladamente para espantar al compañero. El baile se fue tornando en saltos violentos.

Cuando ya no quedaba muerto suficiente, se empezaron a atacar unos a otros. Se clavaban las garras, se picoteaban los lomos, se sacaban los ojos de un picotazo.

Hasta que quedó un solo zamuro como rey, junto a un puñado de huesos renegridos y brillantes.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El festín en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: