Espejo

29 marzo, 2017 § Deja un comentario

El demonio algunas veces
No es más que algo que llevamos dentro
Y nos asusta
Y no nos gusta
Pero sólo lo reconocemos
Al verlo en el otro. 

Textículos del revolucionario 10

25 marzo, 2017 § 1 comentario


“–Pero, bueno, camarada, ¿pa’ónde va usté como arma que lleva er diablo?
–No me entretenga, camarada, que voy de afán, porque tengo que llegar rápido al comité del PSUV a hacerles una propuesta urgente.

–¡Caray! Muy urgente debe pa’ que ni siquiera venga conmigo a jodé ar portugués de la panadería, que le vamos a expropiá esa vaina por usurero, especulador y colaborador de la guerra económica. Ya estamo jartos de esos extranjeros que vinieron con una mano alante y otra’trás y se hacen ricos hambreando al pueblo y sin trabajá…

–Después hablamos, camarada que no llego a la reunión y quiero proponerles a los camaradas que todos los revolucionarios donemos un día de salario para pagar el bufete que contrató en Estados Unidos el camarada Tareck para defenderse de la infamia de los gringos en su contra. Es que eso debe ser muy costoso y el pobre de dónde va a sacar para pagar esa vaina.

–Ah, bueno camarada, dígales ahí a los compañeros que yo doy dos días de lo que se venda en la panadería que estamos ocupando pa’esa causa”.

***

“-¡Juniol! ¡Juuuu niooooolll!
-¿Qué mamáaaaaa?
-¡Anda a la panadería y me compras 20 canillas, mi amol!
-¡¿Veinte canillas, mamá?! ¿Es que tenemos fiesta o invitaos a comé?
-¡Sí, claro! están las cosas como pa’ invitá gente a comé. Muchacho pendejo. Es pa’ aprovechá que desde que el Consejo Comunal ocupó la panadería están vendiendo baratas las canillas. ¡Gracias al presidente obrero y a la revolución! Las compramos a 250 bolos y las ponemos en la mesita del polche con los plátanos y las vendemos a 800 mil. Es que Nicolás piensa en todo. Si no nos puede da plata, pues nos da la opoltunidá de conseguila.

-Mamá, ya no hay pan. Se acabó a la media hora de que lo sacaron y ya hay gente en cola pa’ comprá el de mañana.

-¡Claro, Juniol! Tuelmundo quiere aprovechá las ventajas de la revolución, Vajavé que mañana habrá pan en toas la mesitas de la calle. Anda a hacé la cola pa’ mañana, yo te llevo ahora un guarapo y un plátano cocío pa que cenes allá”.

***

“Huysh, camarada, usté no simagina lo que aprendimos en ese jimulacro de junami que tuvimos. Esuera como de pilícula, camarada. Jalimos todos pa’ juera, pa’ la orilla e la laguna y ahí jue donde nos dieron la jinstrucciones. Menos mal que la revolución se preocupa por enseñarnos esas téinicas de jupervivencia, porque aquí en el páramo si es verdá que si llega a habé un junami desos nos morimos toítos. Lo que quedó pendiente pero jeguro que ese va a ser el prócimo curso, es cómo una jamilia puede sobreviví cuatro meses con una bolsa Clap que trae dos paquetes diharina PAN, un kilo ‘e pasta, un kilo ‘e leche, un kilo ‘e café y dos kilos de azúcar. Juera bueno que la revolujión nos enseñe eso prontico, porque los muchachos los tengo como desnutríos y ya me dijeron que en la prócima bolsa Clap no viene leche. Pero de verdá que si no juera por la bondá del prejidente obrero ya nos juéramos muerto dihambre. A lo mejor la prócima bolsa Clap tarda un poquito, porque como le mandaron unas a Perú pa’ ayudar a esa pobre gente que je quedó sin con qué comé… Cuando llegue la luj voy a repasá bien esos apuntes del jimulacro del junami pa’ que no je me olvidé. ¡Patria, jocialismo y vida! ¡Venjeremos!.

***

“¡Carma, camaradas! No tenemos pan polque los escuálidos que mandaron los de Primero Justicia y de Voluntá Populá vinieron y nos jodieron los holnos con su protesta violenta e inracionar. Vayan a si en arguna otra panadería de las que tomó la revolución consiguen y no nos peleen a nosotro. Recuelden que er socialismo se construye es peliando y peliando es que vamoja vencé por eso, el gobielno retiró a los Gualdias de aquí polque estaban muy pangolas pa’ repelé a los marisquitos de la ultraderecha y Belnal y Jolge nos mandaron a los colectivos de paz pa’ que se jodieran en esos coños. Hay que sabé contra quién es que hay que peliá. Si arreglamos los holnos volvemos a hacé pan, si no, pues tendremos que ocupá otra panadería polque con er pan der pueblo que no se metan”.

***

“Verga, camarada, yo te digo una vaina. Es verdad que la inseguridad está atrinca, pero tampoco para el escándalo que se tienen los escuálidos, “¡Aquí la vida no vale nada!” Verga, todo por hacerle el juego a la guerra mediática y por buscar injerencia extranjera en nuestros asuntos internos. Fíjate que a mí me han quitado en la ruta que hago para supervisar mis negocios, nueve carros. Una vez hasta me metieron desnudo en la maletera del carro y me dejaron  botado por el carajo viejo, porque no tenía real para darles a los choros. Pero aquí estoy, vivito y coleando. Si la inseguridad fuera tan violenta, como dice la ultraderecha apátrida, ya me hubieran matado. Pero, los escuálidos viven gritando ¡Yo me voy de este país porque la inseguridad no me deja vivir! Más exagerados. Ahora les dio porque están horrorizados por la banda de dizque niños de Sabana Grande que asesinaron a los sargentos, una cuerda de drogadictos es lo que son y bien chimbos esos sargentos a los que jodió una coñita de 15 años con una navajita. ¡Ah, pero eso es culpa del rrrrèeeeegumeeennn! Que estaban hasta el culo de crack y los sargentos se descuidaron es lo que es. Eso no es inseguridad bestial, como dicen los escuálidos.”

***

“–Camará, nosotros deberíamos, una vez que telminemo de expropiá las panaderías a los poltugueses esos que vinieron a hacese ricos a costilla de la especulación y la usura y ahora juegan a la guerra económica, cuando ya el pan sea del pueblo, inos a rescatá la Asamblea ilegal y en desacato, como dijo el presidente obrero. Rescatá esa vaina de una vez polque no puede que esos coños estén pidiendo que vengan extranjeros a intervení en esta patria. Camará, tenemo que echale bola ya a la unión cívico militá. Pero esues pa’yer polque ellos creen que polque ganaron con un coñazo ‘e votos sus curules, el país es dellos. Y hasta dicen que la calta Interamericana tiene más valor que la Constitución Bolivariana, qué bolas tienen esos bichos. Esta paz la vamo a defendé a golpe y tiros si hace farta”.

***

“–Camarada, se avecinan tiempos buenos. Nicolás sí sabe cómo mantener al pueblo contento.  Ya tú sabes que la gasolina escasa es tremendo buseness. ¿Te acuerdas de aquella vez que revendíamos hasta a 800 bolos el litro que nos costaba una puya? Imagínate ahora con los precios que tiene, a cómo la vamos a vender. Si esa vez nos metimos una bola de billete, ahora hasta para París podremos ir. Y encima, nos van a dar celulares inteligentes. Podemos pasar por cadena de whatsapp la lista de los productos de las bolsas. Clap que vamos a vender desgrananditos y cuánta gasolina tenemos y el precio. Y cualquier vaina, si hay una emergencia o la cosa se pone peluda con los reales, vendemos el celular y lo reportamos como robado para que nos lo repongan, porque cómo vamos a trabajar sin teléfono. Es que de verdad, la revolución es lo mejor que nos ha podido pasar”.

El futuro nos alcanzó

24 marzo, 2017 § 1 comentario

Las puertas del supermercado estaban flanqueadas por policías. Me extrañó que las vallas de metal que pusieron hace unos meses como redil para el “ganado”, ya no estaban puestas y la gente que esperaba poder entrar no se agolpaba a las puertas, como es habitual. No había gritos, ni ira, ni manoteos o insultos. Había desconcierto. Nadie podía entrar al local. 
“Adentro están los Claps” fue la respuesta. Y en la puerta de vidrio oscuro, pude ver pegado un papel mal redactado que informaba que a partir de una determinada fecha, el supermercado estaría destinado a los Claps.

Di media vuelta y desanduve mis pasos. Sin entender muy bien lo ocurrido, regresé a mi trabajo.

La aclaratoria me llegó a los pocos minutos. Una amiga que estaba dentro del supermercado me contó la nueva modalidad para poder tener acceso a los productos de consumo, como los llaman en la jerga de supermercados, es decir, a los alimentos y productos de higiene de la cesta básica. O sea, para poder comer y asearse.

La enrevesada explicación es tal que así:

El régimen socialista de la Venezuela bolivariana legada por Chávez, en el que todos somos iguales; por joderse en los bachaqueros, termina discriminando a medio país.

Para comprar en los supermercados de ahora en adelante, tienes que estar inscrito en el Clap de tu comunidad. Si no estás inscrito, no comes.No existes.

Eso se “organiza” por Parroquia y, una vez que los miembros de una parroquia compran –el día que le toca al respectivo Clap de su comunidad–, tiene que esperar a que pasen a adquirir sus productos los otros Clap de esa parroquia. Uno Clap por día. Para volver a comprar, tienes que esperar a que hayan comprando todos los otros Claps de tu comunidad.

Ejemplo:

La parroquia X tiene 35 Claps registrados y cada uno podrá comprar alimentos un día estipulado. Luego tendrá que esperar que los restantes 34 hagan su compra y tomando en cuenta que los Claps tendrán para las compras sólo 3 días a la semana, viene tocándole nuevo día de compra a los tres meses o más. Si no compras el día que le toca a tu Clap, porque te enfermaste o porque no tienes plata, igual tendrás que esperar los 34 días para acceder a los productos.

Comprarás el día que el régimen lo decida y lo que haya llegado el día que le corresponde a tú Clap. Pero, lo más bizarro es que ni siquiera podrás entrar al supermercado el día que no le toca a tu Clap.

La otra modalidad de compra es por medio de empresas registradas. Deben llevar registro mercantil, comprobante de cotizar en el Seguro Social, una carta debsolicitud albsuoermercado para que incluya a tu empresa en el listado de las empresas que podrán comprar productos de consumo y la lista de los empleados. Esa solicitud se hace en la tienda o supermercado que esté ubicada en la parroquia a la que pertenece la empresa y sólo allí podrán acudir a comprar. También los registrados por empresas tendrán días para la compra y les meterán los productos que no sean de la cesta básica que el supermercado considere, para poder cubrir costos operativos.

Si no tienes trabajo o eres viejo y no estás en un Clap, tienes que censarte en el Consejo comunal de tu comunidad y  esperar que esos consejos comunales reciban las bolsas Clap. Algunos que pagaron esas bolsas Clap hace un mes, aún esperan por los productos.

Esto quiere decir que si no perteneces a un Clap, no comes. Y si perteneces a uno, tampoco comes porque las bolsas Claps llegan “religiosamente”, cuando Dios quiere y con lo que Dios quiere. O sea, a comer mierda. 

Extrañaremos la carne piche de Brasil.

Textículos del revolucionario 9

22 marzo, 2017 § 1 comentario

img_20170218_014356.png

“–Ay, Rubithzaida, todavía no se me quita el susto del cuerpo. Tuve que regresar a cambiarme el pantalón porque me meé y todo. Iba saliendo de la casa hablando por teléfono con la Yaya, y de la nada aparecieron dos tipos en una moto y me quitaron el teléfono a punta de pistola.
–Coño, mamá, pero ¿no le he dicho que el teléfono no se puede sacar en la calle? ¿Que te lo metas en las tetas?
–Pues, yo me confié en que todo no es más que una sensación de inseguridad como acababan de decir en VTV. Y como mostraron a Arias y a Reverol de lo más tranquilos montando bicicleta y hablaban de lo eficiente que ha resultado el plan Patria Segura…
–¿Y no te hicieron nada? ¿Estás bien?
–Estoy, bien, mija. Eso sí tienen, son muy educados esos choros. Me dieron los buenos días y me pidieron por favor el teléfono. Es otro nivel, la cosa. Se ve que la revolución ha llevado educación a todo el mundo. Yo me imagino que estos hasta graduados de alguna universidad bolivariana eran, porque se les veía que tenían estudios y buenos modales.
–Gracias a Dios y al comandante supremo y eterno que no te pasó nada.”

***

“–Coño, negrito, yo no sé qué espera el camarada Nicolás pa’ meté en cana al mariposón del Capriles y al pelucón de Mendoza. Qué guerra económica tan arrecha han montao jugando con la comía der pueblo. Ni las borsas Clap dan abasto. Yo ya he perdío 25 kilos polque si almuelzo, no ceno, y hay días en que ni una vaina ni otra. La arepa que me distes anoche, la paltí en do pa’ dale un poquito a cada güino.
–Tranquila, Bretsymar, que ya pronto esto se va’cabá. Ya vajavé. Hoy vi en Vetevé que ya empezaron a poné preso a lo panaderos que se estaban emprestando pa’cele er juego a los pelucones esos. Seguro despuej le van a da duro a lo bachaqueros que se jacen ricos a costillas del hambre diuno. ¡Ladrones, esos! Como dice la camarada Marypili, que está clarita: si un carajo compra una’rina PAN en mir bolos y la bachaquea a cinco mir, le está robando ar pueblo cuatro mir lucas. ¡Ejun ladrón! Y cuando ganemos la batalla de lo panaderos y lo bachaqueros, seguro vienen con , a jodese en Capriles y en Mendoza y siacaba el hambre en esta velga. Muelto el can siacaba la rabia”.

***

“–Camarada, ¿usted me quiere explicar qué significa esa cola de gente fúrica frente a la panadería que ocupamos precisamente porque los portugueses se prestaban para hacer la guerra económica y hambrear al pueblo revolucionario y obligándolo a hacer colas?
–Ay, camarada, se acabó la materia y prima y tuvimos que parar la producción. Ya no hay harina, ni manteca, ni levadura, vendimos todo lo que logramos producir y no alcanzó para toda la comuna.
–Uhmmmm eso debe ser que los escuálidos de la derecha apátrida y contrarrevolucionaria se vinieron aquí a comprar todo el pan barato para generar caos, hacer ver que los Clap tampoco pueden satisfacer la demanda y el hambre del pueblo y para revenderlo a precios especulativos en sus urbanizaciones. ¡Ahora los escuálidos están bachaqueando nuestro pan para desestabilizar el gobierno del presidente obrero!
–Va a ser eso camarada. Usted que es el presidente del Consejo Comunal lo debe saber mejor que nadie”.

***

“Yo te digo una vaina, camarada, si yo fuera el presidente obrero, le pondría a cada ministro, de mano derecha, a un coach, a un especialista en auto-ayuda, gente que logre voltear el discurso negativo de los oposicionistas. Porque no es que los ministros y el camarada Nicolás no lo estén haciendo bien. ¡Al contrario!, lo hacen muy bien. Lo que pasa es que la palabra tiene fuerza y la negatividad del discurso opositor es muy, pero muy fuerte. Para empezar, yo no pondría en puestos de economía y finanzas a un economista. Pondría a un coach motivacional. Un tipo con visión optimista que contrarreste, como dice el Ministro de economía y finanzas ese “mensaje pesimista y negativo de la derecha”. Es que de verdad, no tienen piedad con la población y mantienen una opinión constante, adversa, negativa, de incertidumbre, pesimista para evitar que puedan surgir inversionistas, tanto nacionales como internacionales. ¡No hay derecho!”.

***

“Qué fuerte es esta guerra mediática de la ultraderecha, camarada. Tienen tácticas yo diría que israelíes, para infiltrar al gobierno democrático y constitucional del presidente obrero. Son tan arrechos que le lograron infiltrar una gringa en plena inauguración del Centro Nacional de Genética y agarraron desprevenido a camarada Nicolás. ¡Qué fuerte! Estaban transmitiendo en vivo y el presidente, como es su costumbre, escuchar al pueblo, vio a una mujer sentada ahí, esperando, y se le acercó para conversar. ¡Pues era la gringa infiltrada! Y en pleno programa en vivo empezó a decir que sus hijos están desnutridos, que no tienen recursos. El pobre Nicolás, con maestría, toreó la cosa y dijo que tenían que atenderla ya. La tipa dijo que tiene 25 años y cuatro muchachos que están presentando problemas de desnutrición. Pero la patraña se descubre cuando el presidente, todo sensibilizado y visiblemente conmovido por la historia, le pregunta el nombre y la coña le dice que se llama Yohandry Smith, ¡Smith! Es que más gringa no puede ser. Claro, ahí Nicolás se dio cuenta de la vaina, pero como estaban en directo no podía hacer show, pero le dijo “Tienes nombre de actriz”, así, como para que se diera cuenta de que la había descubierto y que sabía que era una actriz pagada por la ultraderecha apátrida. Por supuesto, ya todos los portales vende patria y pitiyanquis tienen el video, hasta CNN. Es que lo tenían todo calculaíto ”.

***

“–Mi general en jefe, permiso para comentarle una reflexión.
–Diga, Sargento García. Descanse.
–¿Usted se acuerda que aquella vez, cuando el comandante supremo y eterno nos mandó a mover los tanques para la frontera, al final llegaron sólo dos y en muy malas condiciones y que cuando usted vio al otro lado de la frontera por los binoculares, eran como cinco mil carajos con cascos y armados hasta los dientes y con helicópteros de guerra y todo, contra unos dos mil de nosotros armados casi con chinas y con unos tanques que no podíamos ni abrir con ganchos de ropa, porque se nos quedaron las llaves adentro?
–¿Aunque quisiera, sargento, no puedo olvidarlo? Afortunadamente el comandante nos mandó a volver caras, porque ahí no habría quedado ni un revolucionario para echar el cuento.
–Bueno, yo pienso que lo mismo nos está pasando con la guerra económica y mediática, estamos desarmados y en desproporción con respecto al enemigo. Por eso es que no logramos vencer a la ultraderecha apátrida, mi General.
–¿Y qué propone usted, Sargento García?
–Comprar y expropiar más medios de comunicación y contratar coaches de auto-ayuda para empezar por contrarrestar el mensaje pesimista y destructivo de la oposición, como dice el ministro, para comenzar a cambiar la mentalidad negativa del venezolano, eso es lo primero, para empezar a tener más combatientes optimistas para la siguiente batalla.
–Ya le voy a pasar el punto de cuenta al camarada presidente, sargento”.

***

“–Aquí está La Verdad, otra vez, con la guerra mediática y la desinformación. Mira la foto que sacan de cuando Arias y el ministro fueron a hacer la inspección de la cosecha de tomates. Ponen un puñado de tomates sobre una mesa que parece como que hubieran parado el pedaleo de las bicis en el camino, para comprar dos kilos. ¿Por qué no muestran los centenas de guacales que deben haber recogido de todas las hectáreas sembradas con el poco de millones de bolívares que les dio el gobernador el año pasado? ¡Porque no quieren más que desinformar!
–No, camarada. Lo que ve en la foto es toda la cosecha.
–¡¿?!
–Pues, la derecha, que la tenemos infiltrada hasta el tuétano, camarada. Engañaron al gobernador y al ministro y los hicieron ir a revisar una siembra que no existe. Es que la guerra de la ultraderecha no descansa, camarada. Y por todos lados jode, como el mosquito”.

***

“–Yoneiker, cuénteme una cosa usté que es más estudiao que yo, a qué se debe que yo no he vuerto a ve en el supelmercao ni café Fama de América, ni leche Sul der Lago, ni aceite Diana, ni ninguna de las harinas de maíz, nada de los alimentos de las empresas que tomó el pueblo por orden del gobielno revolucionario. ¿Será que va a sé veldá que esas empresas quebraron desde que pasaron a socialistas?, como dicen los escuálidos.
–Pero, bueno, camarada Inocente, ¿usted es que es bobo o le queda la ropa grande? ¿O será que me está saltando la talanquera de tanto estar viendo esos canales golpistas de España en el cable? ¡Por qué va a ser! Por la guerra económica. Porque el Lorenzo Mendoza, como él si tiene bastantes dólares, compra toda la materia prima y la acapara para sus empresas Polar y para seguir conspirando contra el gobierno revolucionario. Por eso es que lo único que llega son los productos de Polar. El arroz y la pasta Mary, la Mavesa y la harina PAN. Y puro aceite Vatel. Y eso porque el gobierno está pilas y los obliga a que despachen a los supermercados esos alimentos, pero los desgraciados golpistas de Polar, a lo que los fiscales medio espabilan, les venden la producción a los bachaqueros para seguir profundizando la guerra económica y que la gente se arreche con el presidente obrero y decir por el Twitter y el Facebook que hay ¡crisis humanitaria!
–Velga, camarada, yo sabía que usté era el propio pa’ despejame mis dudas.
–¡Patria, socialismo y vida!
–¡Venceremos!”

Imágenes

22 marzo, 2017 § Deja un comentario

manos

La foto es un detalle de una fotgrafía de Fernando Bracho Bracho

 

Hay imágenes que se quedan en uno
Viven dentro de uno
Como la de una falda
que alza el vuelo

Hay imágenes que se instalan
En nuestra mente
Como la de una mano
Que se aferra a la falda.

Y no hay palabras
Que expresen dignamente
Algunas imágenes que llevamos dentro.

Entonces,
Mejor es no escribirlas.
Irnos,
Atesorando imágenes.

Ventisca

21 marzo, 2017 § 2 comentarios

A Sonia

Cayenas rojas y hojas verdes
volaron en un cielo blanco.

La violencia del viento marino
soltó uno a uno, desde abajo,
en seguidilla
los botones de tu vestido.
Quedaron así al descubierto
tus pechos rosados y enhiestos
Promesas de abundancia
en una lejanamente futura maternidad.

Resignada a no luchar contra la naturaleza,
dejaste tus piernas infinitas
expuestas ante mi admirada visión.

Sentí envidia de ese viento
que sin permiso,
arrancó tu vestido
hizo arder tu piel
Como brasa azuzada.
Y poseyó tu cuerpo.

Mientras, yo, con disimulo,
soñaba ser Eolo.

Paciencia

19 marzo, 2017 § 1 comentario


La muerte se arrellana en su trono
Sabe que su tiempo ha de llegar.

La muerte, irreductible, espera.
al final del camino.

La muerte sabe cuál es la última parada
de todo viaje.
Por eso aguarda sin afanes.

Quisiera tener la paciencia
imperturbable
de la muerte.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para marzo, 2017 en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.