Textículos del revolucionario 9

22 marzo, 2017 § 1 comentario

img_20170218_014356.png

“–Ay, Rubithzaida, todavía no se me quita el susto del cuerpo. Tuve que regresar a cambiarme el pantalón porque me meé y todo. Iba saliendo de la casa hablando por teléfono con la Yaya, y de la nada aparecieron dos tipos en una moto y me quitaron el teléfono a punta de pistola.
–Coño, mamá, pero ¿no le he dicho que el teléfono no se puede sacar en la calle? ¿Que te lo metas en las tetas?
–Pues, yo me confié en que todo no es más que una sensación de inseguridad como acababan de decir en VTV. Y como mostraron a Arias y a Reverol de lo más tranquilos montando bicicleta y hablaban de lo eficiente que ha resultado el plan Patria Segura…
–¿Y no te hicieron nada? ¿Estás bien?
–Estoy, bien, mija. Eso sí tienen, son muy educados esos choros. Me dieron los buenos días y me pidieron por favor el teléfono. Es otro nivel, la cosa. Se ve que la revolución ha llevado educación a todo el mundo. Yo me imagino que estos hasta graduados de alguna universidad bolivariana eran, porque se les veía que tenían estudios y buenos modales.
–Gracias a Dios y al comandante supremo y eterno que no te pasó nada.”

***

“–Coño, negrito, yo no sé qué espera el camarada Nicolás pa’ meté en cana al mariposón del Capriles y al pelucón de Mendoza. Qué guerra económica tan arrecha han montao jugando con la comía der pueblo. Ni las borsas Clap dan abasto. Yo ya he perdío 25 kilos polque si almuelzo, no ceno, y hay días en que ni una vaina ni otra. La arepa que me distes anoche, la paltí en do pa’ dale un poquito a cada güino.
–Tranquila, Bretsymar, que ya pronto esto se va’cabá. Ya vajavé. Hoy vi en Vetevé que ya empezaron a poné preso a lo panaderos que se estaban emprestando pa’cele er juego a los pelucones esos. Seguro despuej le van a da duro a lo bachaqueros que se jacen ricos a costillas del hambre diuno. ¡Ladrones, esos! Como dice la camarada Marypili, que está clarita: si un carajo compra una’rina PAN en mir bolos y la bachaquea a cinco mir, le está robando ar pueblo cuatro mir lucas. ¡Ejun ladrón! Y cuando ganemos la batalla de lo panaderos y lo bachaqueros, seguro vienen con , a jodese en Capriles y en Mendoza y siacaba el hambre en esta velga. Muelto el can siacaba la rabia”.

***

“–Camarada, ¿usted me quiere explicar qué significa esa cola de gente fúrica frente a la panadería que ocupamos precisamente porque los portugueses se prestaban para hacer la guerra económica y hambrear al pueblo revolucionario y obligándolo a hacer colas?
–Ay, camarada, se acabó la materia y prima y tuvimos que parar la producción. Ya no hay harina, ni manteca, ni levadura, vendimos todo lo que logramos producir y no alcanzó para toda la comuna.
–Uhmmmm eso debe ser que los escuálidos de la derecha apátrida y contrarrevolucionaria se vinieron aquí a comprar todo el pan barato para generar caos, hacer ver que los Clap tampoco pueden satisfacer la demanda y el hambre del pueblo y para revenderlo a precios especulativos en sus urbanizaciones. ¡Ahora los escuálidos están bachaqueando nuestro pan para desestabilizar el gobierno del presidente obrero!
–Va a ser eso camarada. Usted que es el presidente del Consejo Comunal lo debe saber mejor que nadie”.

***

“Yo te digo una vaina, camarada, si yo fuera el presidente obrero, le pondría a cada ministro, de mano derecha, a un coach, a un especialista en auto-ayuda, gente que logre voltear el discurso negativo de los oposicionistas. Porque no es que los ministros y el camarada Nicolás no lo estén haciendo bien. ¡Al contrario!, lo hacen muy bien. Lo que pasa es que la palabra tiene fuerza y la negatividad del discurso opositor es muy, pero muy fuerte. Para empezar, yo no pondría en puestos de economía y finanzas a un economista. Pondría a un coach motivacional. Un tipo con visión optimista que contrarreste, como dice el Ministro de economía y finanzas ese “mensaje pesimista y negativo de la derecha”. Es que de verdad, no tienen piedad con la población y mantienen una opinión constante, adversa, negativa, de incertidumbre, pesimista para evitar que puedan surgir inversionistas, tanto nacionales como internacionales. ¡No hay derecho!”.

***

“Qué fuerte es esta guerra mediática de la ultraderecha, camarada. Tienen tácticas yo diría que israelíes, para infiltrar al gobierno democrático y constitucional del presidente obrero. Son tan arrechos que le lograron infiltrar una gringa en plena inauguración del Centro Nacional de Genética y agarraron desprevenido a camarada Nicolás. ¡Qué fuerte! Estaban transmitiendo en vivo y el presidente, como es su costumbre, escuchar al pueblo, vio a una mujer sentada ahí, esperando, y se le acercó para conversar. ¡Pues era la gringa infiltrada! Y en pleno programa en vivo empezó a decir que sus hijos están desnutridos, que no tienen recursos. El pobre Nicolás, con maestría, toreó la cosa y dijo que tenían que atenderla ya. La tipa dijo que tiene 25 años y cuatro muchachos que están presentando problemas de desnutrición. Pero la patraña se descubre cuando el presidente, todo sensibilizado y visiblemente conmovido por la historia, le pregunta el nombre y la coña le dice que se llama Yohandry Smith, ¡Smith! Es que más gringa no puede ser. Claro, ahí Nicolás se dio cuenta de la vaina, pero como estaban en directo no podía hacer show, pero le dijo “Tienes nombre de actriz”, así, como para que se diera cuenta de que la había descubierto y que sabía que era una actriz pagada por la ultraderecha apátrida. Por supuesto, ya todos los portales vende patria y pitiyanquis tienen el video, hasta CNN. Es que lo tenían todo calculaíto ”.

***

“–Mi general en jefe, permiso para comentarle una reflexión.
–Diga, Sargento García. Descanse.
–¿Usted se acuerda que aquella vez, cuando el comandante supremo y eterno nos mandó a mover los tanques para la frontera, al final llegaron sólo dos y en muy malas condiciones y que cuando usted vio al otro lado de la frontera por los binoculares, eran como cinco mil carajos con cascos y armados hasta los dientes y con helicópteros de guerra y todo, contra unos dos mil de nosotros armados casi con chinas y con unos tanques que no podíamos ni abrir con ganchos de ropa, porque se nos quedaron las llaves adentro?
–¿Aunque quisiera, sargento, no puedo olvidarlo? Afortunadamente el comandante nos mandó a volver caras, porque ahí no habría quedado ni un revolucionario para echar el cuento.
–Bueno, yo pienso que lo mismo nos está pasando con la guerra económica y mediática, estamos desarmados y en desproporción con respecto al enemigo. Por eso es que no logramos vencer a la ultraderecha apátrida, mi General.
–¿Y qué propone usted, Sargento García?
–Comprar y expropiar más medios de comunicación y contratar coaches de auto-ayuda para empezar por contrarrestar el mensaje pesimista y destructivo de la oposición, como dice el ministro, para comenzar a cambiar la mentalidad negativa del venezolano, eso es lo primero, para empezar a tener más combatientes optimistas para la siguiente batalla.
–Ya le voy a pasar el punto de cuenta al camarada presidente, sargento”.

***

“–Aquí está La Verdad, otra vez, con la guerra mediática y la desinformación. Mira la foto que sacan de cuando Arias y el ministro fueron a hacer la inspección de la cosecha de tomates. Ponen un puñado de tomates sobre una mesa que parece como que hubieran parado el pedaleo de las bicis en el camino, para comprar dos kilos. ¿Por qué no muestran los centenas de guacales que deben haber recogido de todas las hectáreas sembradas con el poco de millones de bolívares que les dio el gobernador el año pasado? ¡Porque no quieren más que desinformar!
–No, camarada. Lo que ve en la foto es toda la cosecha.
–¡¿?!
–Pues, la derecha, que la tenemos infiltrada hasta el tuétano, camarada. Engañaron al gobernador y al ministro y los hicieron ir a revisar una siembra que no existe. Es que la guerra de la ultraderecha no descansa, camarada. Y por todos lados jode, como el mosquito”.

***

“–Yoneiker, cuénteme una cosa usté que es más estudiao que yo, a qué se debe que yo no he vuerto a ve en el supelmercao ni café Fama de América, ni leche Sul der Lago, ni aceite Diana, ni ninguna de las harinas de maíz, nada de los alimentos de las empresas que tomó el pueblo por orden del gobielno revolucionario. ¿Será que va a sé veldá que esas empresas quebraron desde que pasaron a socialistas?, como dicen los escuálidos.
–Pero, bueno, camarada Inocente, ¿usted es que es bobo o le queda la ropa grande? ¿O será que me está saltando la talanquera de tanto estar viendo esos canales golpistas de España en el cable? ¡Por qué va a ser! Por la guerra económica. Porque el Lorenzo Mendoza, como él si tiene bastantes dólares, compra toda la materia prima y la acapara para sus empresas Polar y para seguir conspirando contra el gobierno revolucionario. Por eso es que lo único que llega son los productos de Polar. El arroz y la pasta Mary, la Mavesa y la harina PAN. Y puro aceite Vatel. Y eso porque el gobierno está pilas y los obliga a que despachen a los supermercados esos alimentos, pero los desgraciados golpistas de Polar, a lo que los fiscales medio espabilan, les venden la producción a los bachaqueros para seguir profundizando la guerra económica y que la gente se arreche con el presidente obrero y decir por el Twitter y el Facebook que hay ¡crisis humanitaria!
–Velga, camarada, yo sabía que usté era el propio pa’ despejame mis dudas.
–¡Patria, socialismo y vida!
–¡Venceremos!”

Anuncios

Etiquetado:, , , , , ,

§ Una respuesta a Textículos del revolucionario 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Textículos del revolucionario 9 en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: