El futuro nos alcanzó

24 marzo, 2017 § 1 comentario

Las puertas del supermercado estaban flanqueadas por policías. Me extrañó que las vallas de metal que pusieron hace unos meses como redil para el “ganado”, ya no estaban puestas y la gente que esperaba poder entrar no se agolpaba a las puertas, como es habitual. No había gritos, ni ira, ni manoteos o insultos. Había desconcierto. Nadie podía entrar al local. 
“Adentro están los Claps” fue la respuesta. Y en la puerta de vidrio oscuro, pude ver pegado un papel mal redactado que informaba que a partir de una determinada fecha, el supermercado estaría destinado a los Claps.

Di media vuelta y desanduve mis pasos. Sin entender muy bien lo ocurrido, regresé a mi trabajo.

La aclaratoria me llegó a los pocos minutos. Una amiga que estaba dentro del supermercado me contó la nueva modalidad para poder tener acceso a los productos de consumo, como los llaman en la jerga de supermercados, es decir, a los alimentos y productos de higiene de la cesta básica. O sea, para poder comer y asearse.

La enrevesada explicación es tal que así:

El régimen socialista de la Venezuela bolivariana legada por Chávez, en el que todos somos iguales; por joderse en los bachaqueros, termina discriminando a medio país.

Para comprar en los supermercados de ahora en adelante, tienes que estar inscrito en el Clap de tu comunidad. Si no estás inscrito, no comes.No existes.

Eso se “organiza” por Parroquia y, una vez que los miembros de una parroquia compran –el día que le toca al respectivo Clap de su comunidad–, tiene que esperar a que pasen a adquirir sus productos los otros Clap de esa parroquia. Uno Clap por día. Para volver a comprar, tienes que esperar a que hayan comprando todos los otros Claps de tu comunidad.

Ejemplo:

La parroquia X tiene 35 Claps registrados y cada uno podrá comprar alimentos un día estipulado. Luego tendrá que esperar que los restantes 34 hagan su compra y tomando en cuenta que los Claps tendrán para las compras sólo 3 días a la semana, viene tocándole nuevo día de compra a los tres meses o más. Si no compras el día que le toca a tu Clap, porque te enfermaste o porque no tienes plata, igual tendrás que esperar los 34 días para acceder a los productos.

Comprarás el día que el régimen lo decida y lo que haya llegado el día que le corresponde a tú Clap. Pero, lo más bizarro es que ni siquiera podrás entrar al supermercado el día que no le toca a tu Clap.

La otra modalidad de compra es por medio de empresas registradas. Deben llevar registro mercantil, comprobante de cotizar en el Seguro Social, una carta debsolicitud albsuoermercado para que incluya a tu empresa en el listado de las empresas que podrán comprar productos de consumo y la lista de los empleados. Esa solicitud se hace en la tienda o supermercado que esté ubicada en la parroquia a la que pertenece la empresa y sólo allí podrán acudir a comprar. También los registrados por empresas tendrán días para la compra y les meterán los productos que no sean de la cesta básica que el supermercado considere, para poder cubrir costos operativos.

Si no tienes trabajo o eres viejo y no estás en un Clap, tienes que censarte en el Consejo comunal de tu comunidad y  esperar que esos consejos comunales reciban las bolsas Clap. Algunos que pagaron esas bolsas Clap hace un mes, aún esperan por los productos.

Esto quiere decir que si no perteneces a un Clap, no comes. Y si perteneces a uno, tampoco comes porque las bolsas Claps llegan “religiosamente”, cuando Dios quiere y con lo que Dios quiere. O sea, a comer mierda. 

Extrañaremos la carne piche de Brasil.

Anuncios

§ Una respuesta a El futuro nos alcanzó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El futuro nos alcanzó en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: