El libro de Sísifo

15 abril, 2017 § 1 comentario

Sísifo

Sísifo Hernández entró en una librería y sobre un anaquel, junto a Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar y El Túnel de Sábato, medio escondido, encontró un ejemplar de su novela. Aquella primera novela publicada casi treinta años atrás.

Luego de comprobar que la traducción de Memorias de Adriano era la realizada por Julio Cortázar, se lo colocó bajo el brazo izquierdo para, con ambas manos libres, tomar su libro y ojearlo.

Se volvió a sorprender de ese primer párrafo como  se sorprendió cuando lo escribió y seguía sorprendiéndose cada vez que lo leía. Era como si lo leyese por primera vez. Como si no lo hubiese escrito él.

Siempre le sucedía lo mismo cuando por casualidad se tropezaba con su  obra. Leía y la historia le parecía nueva y ajena. Sísifo nunca buscaba intencionalmente encontrarse con ese libro. Él se le aparecía de repente, como un fantasma.

Continuó parado junto al estante, leyendo su novela; indiferente al entrar y salir de gente a la librería. Incapaz de reconocer su propia escritura en esas páginas, como  siempre le sucedía con esa novela que parecía una maldición. Desde el mismo momento en que la publicó, había olvidado por completo todo lo que durante mucho tiempo escribió. Entre más tiempo transcurría, más le parecía un texto completamente nuevo y extraño.

Fue saltando algunas páginas y deteniéndose en otras. Nada le parecía conocido. Apenas lograba identificarse con su nombre impreso en la esquina superior izquierda de las páginas pares.

Se sentía un poco ofuscado. Le molestaba no recordar la historia de su propia novela. ¿Por qué ese libro siempre lo descolocaba?

De salto en salto, llegó al final con la sensación de haber conocido una nueva historia. Dejó el libro sobre el estante y fue a la caja a pagar Memorias de Adriano, sin percatarse de la mirada entre atemorizada y de censura que le lanzaba la dependiente. Luego de observarlo en la librería por más de dos horas, la mujer ya se sentía inquieta y molesta con su presencia.

–¿Le gustó el otro libro?

Preguntó la mujer con tono irónico.

–¿Lo ha leído usted?

Respondió él, preguntando sin percatarse de la ironía de la mujer.

–Seguro. ¿Por qué no lo lleva usted para que lo lea con calma en su casa –recalcó el “en su casa”–. Está en oferta.

–No. Prefiero volver a leer Memorias de Adriano que ya sé de qué va.

–El de Sísifo Hernández es realmente interesante. Es la historia de un hombre que olvida lo que escribe y cada vez que lee su propio libro le parece nuevo y cada vez que intenta escribir un libro nuevo, escribe el mismo.

–¿Me cobra, por favor? Tengo prisa.

Dijo Sísifo irritado al no reconocer nada de la reseña que la librera le acababa de hacer sobre las páginas que un instante antes había terminado de leer.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ Una respuesta a El libro de Sísifo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El libro de Sísifo en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: