Textículos del revolucionario 17

7 mayo, 2017 § 1 comentario

img_20170218_014356.png

“¡Coño, camarada, por fin el plesidente obrero se dio de cuenta que hay que pará la inflación! Velga, es que esos marparíos que mantienen esta guerra económica, hacen que los aumentos de suerdo se nos güervan sal y agua y eso que ni el comandante supremo y etelno nos había dao tantos aumentos en tan poco tiempo. Pero ya Nicolás oldenó que se congelen todos lo precios. A ver ahora cómo van a hacé los desgraciaos de la urtraderecha pa’ jodenos el poco ‘e rial que nos aumentaron. Seguro salen a decí que los precios están congelaos desde mucho antes de que se muriera Chávez, porque como son tan hijueputas que no respetan leyes, ellos ponen los precios que les da la gana y si la revolución manda a fiscalizá y a murtá malparíos especuladores, de una vez sartan a decí que el réeeeegimennnn está arremetiendo contra los empresarios. Es que la urtraderecha de aquí son todos unos marditos”.

***

“Ay, sí, ahora los escuálidos están despellejando al Defensor del Pueblo porque se fue al Líbano a ponerse al día en cuestión de Derechos Humanos. ¿Cómo pretenden que nos defienda si no sale a actualizarse en la materia? Después, quieren llegar a la Defensoría a llevarle carticas y solicitudes y se arrechan porque no se las recibe. Ese viaje es como un viaje de estudios. Una actualización profesional, pues. Y de paso aprovechó para ir a presentar su imprescindible poemario traducido al árabe, ¡una obra maestra! Así, además, tendrá una entraíta extra en dólares con los ejemplares que venda, porque los salarios en bolívares en este país no alcanzan para vivir con esa guerra económica tan arrecha que tiene la burguesía apátrida. Una entrada en dólares es muy buena para poder vender dólares a precio de paralelo y comprar comida, porque ¿quién va a tener ánimos de defender al pueblo con hambre, con el estómago vacío? Además, con lo caro que están en bótox, el Nandrol y los delineadores, no hay sueldo en bolívares, por muy de Defensor del Pueblo que sea, que alcance para poder vivir. Y cada quien tiene sus prioridades. Pero los escuálidos, con tal de criticar…”

***

“Coño, camarada, usted sí es arrecho. Usted viene y dice que es Chavista, pero no madurista, que no está de acuerdo con una Constituyente, que el aumento de sueldo y el bono de guerra económica no le alcanzan ni para una semana de comida y menos para las medicinas, y ¡¿pretende que le den las bolsas Clap y que no lo saquen de la misión?! Nooooo, camarada, la vaina no es así, o se está con la revolución o no se está y si usted creyó y luchó junto al comandante supremo y eterno que está en el cielo a la izquierda de Dios Padre, pues no puede abandonar ahora el proceso revolucionario cuando la guerra económica y mediática está arreciando para acabar con la revolución del amado Chávez. A la hora de la chiquita no se puede echar pa’tras. Rodilla en tierra. Yo sé que es duro pasar hambre y que se le muera a uno la madre por falta de un antibiótico, pero ahorita no podemos dudar y hay que entender que los sacrificios particulares van en beneficio de todos y de las generaciones futuras. Si usted, no cree en Nicolás, pues entonces no espere bolsa Clap ni ningún beneficio de la revolución. Vaya y pídale a los escuálidos que le den comida barata y medicinas para que vea cómo le pintan una paloma. ¡Chavez vive, camarada! Y el presidente obrero fue su elegido y es el preservador del legado y no lo podemos dejar solo por mezquindades y egoísmos. Por pensar sólo en la barriga vacía y en que no encuentra la medicina para la tensión. Los revolucionarios somos otra cosa y morimos rodilla en tierra ”.

***

“Ay, marica, a mí se me cayeron las pantaleticas y se me anegó el pozo cuando vi al presidente obrero conversar con esa ternura con las vaquitas. ¡No me vas a negar que era como para meterlo de cabeza entre la tetas y hacerle ‘A tuna que tuna tuna’. Es que ese carajo es puro corazón, como el comandante supremo y eterno, puro amor. Fíjate que a pesar de lo violenta que es la ultraderecha que sale a sus marchas ‘pacificas’ y de ‘Manitos blancas’ armados con pistolas y rifles, el presidente le dio la orden a Tareck de que a esos malditos escuálidos sólo los repriman con agua y gas del bueno. Marica, ¿no es eso pura nobleza cristiana? ¡Es como poner la otra mejilla! Por eso yo estoy segura de que ese poco de coñitos muertos en las protestas los ha mandado a matar la misma burguesía para decir que es el réeeeegimennnn. Yo puedo casi jurar por este puñao de cruces que esa ultraderecha tiene infiltrados que uniforman de guardias nacionales para que tiren a matar a la gente porque, si no, ¿cómo me explicas tú, camarada, ese disparo que le dio un uniformado en el cuello al otro? ¡Ese es un infiltrado como que me llamó Yuryslexys, marica!”

***

“¿Ves cómo son esos escuálidos de mierda, camarada? Ellos nunca han dado puntada sin dedal. Hoy salieron a tocar música gratis en las calles, cuando jamás han dado ni una nota sin pedir medio a cambio, porque son todos unos peseteros. Yo estoy convencido de que a ese muchacho lo mandó a matar la ultraderecha porque, como Dudamel no les paraba bolas, querían que el artista se sintiera tan dolido que saliera a echarle mierda al gobierno legítimo y constitucional. ¿Qué mejor para despertar los sentimientos de un artista que matarle a un colega? ¡Y encima un joven! Yo espero que Dudamel recapacite y vuelva al redil, porque él y el sistema le deben todo a la revolución. Lo bueno fue que disfrutamos de unas horas de música gratis, sin pagar ni un centavo”.

***

“Estos escuálidos pensaron que los camaradas Nicolás y Diosdado estaban blufeando cuando decían que la revolución es pacífica pero armada y que la defenderíamos hasta morir. Claro, como los que están muriendo son los malditos de la ultraderecha, ahora salen escandalizados a hacerse cruces y llorarle a los gringos ‘¡Nos están matando a los muchachos!’, ¡Le partieron el pecho con una bomba lacrimógena!’, ¡Le dieron un tiro en la cabeza cuando estaba reducido en el suelo!’ ‘¡Son unos desalmados!’ ¿Qué creían, que estábamos jugando? ‘¡Ay, pobrecitos los padres de esos niños!’ ¿Y dónde estaban esos padres cuando esos coños salieron a tirar piedras y a quemar cauchos que no los castigaron encerrados en su cuarto? Ay, sí, porque ahora hasta se escandalizan porque en los entrenamientos de las milicias cantamos

‘Para atravesar la maldita ultraderecha,
quisiera tener un puñal de acero.
Para degollar un maldito guarimbero…’

Porque seguro ellos creían que a estas alturas íbamos a estar cantando:

‘Una mañana, de sol radiante,
Oh, bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao
Una mañana de sol radiante
Salí a buscar al opresor’

¡No joda! Si quieren les cantamos mejor como la cantaban los scouts:

‘Una mañana de sol radiante
Abelachao, abelachao, abetachao,
Chao. chao.
Una mañana de sol radiante
Salimos todos de excursión.
Es mi deseo ir caminando
Abelachao, abelachao, abelachao,
Chao, cabo,
Es mi deseo ir caminando
Con mi morral y mi bordón.
Yo soy scout toda la vida
Abelachao, abelachao. Abelachao.
Chao, chao
Yo soy scout toda la vida
Y como scout he de morir’.

Tan mamagüevos. Que se pongan las alpargatas, que lo que les viene es joropo”.

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

§ Una respuesta a Textículos del revolucionario 17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Textículos del revolucionario 17 en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: