No hay descanso para la tristeza

26 mayo, 2017 § 1 comentario


A Manuel Sosa,
in memoriam
.

Pensé, ya cuando el día rozaba su fin
que después de tantos días enlutados
Por fin, pasaríamos la noche
sin escuchar que la parca
se llevará a un joven.

Desmintieron el rumor
de la muerte por infarto
de la madre de Augusto Pugas,
Y me alegré.
La vida se impone,
pensé y di gracias

Pero la muerte en dictadura
nunca está satisfecha.
Antes de que el reloj
marcase las doce campanadas
la noticia llegó
como un chorro de sangre
escupido a la cara.

Manuel Sosa no aguantó.
Luchó con toda la fuerza
de sus treinta y tres años
por sobrevivir
a esa “Bala que entró por la yugular
y salió por el omóplato”.
Pero no lo logró.

Seguramente, en su agonía
pensaba que debía vivir,
por ese hijo de tres años
al que una bala,
no se sabe si de guardia
o de colectivos
–no hay mayor diferencia–,
lo dejó huérfano.

Fue en Valle Hondo,
en Cabudare,
tierra de arreboles y de música.

El vil asesinato ha hecho
que los arreboles se vistan de luto,
como el país
y los tamunangues
dieran paso a la música sacra.

No hay descanso para la tristeza
no tenemos ni un día
sin luto y dolor.

En dictadura no hay espacio
para la piedad.
No hay cabida para la vida.
Seguimos de luto.
Venezuela es un luto en gerundio.

Anuncios

Etiquetado:, , , , ,

§ Una respuesta a No hay descanso para la tristeza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo No hay descanso para la tristeza en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: