Yo, el que usurpó a Cadenas

26 octubre, 2015 § 7 comentarios

wpid-img_20151025_193039.jpg

Me llamo Golcar Rojas. Golcar Alonzo Rojas Marquina, para ser más preciso.
Al menos, eso creo.
Me llamo Golcar Rojas y hoy cumplo cincuenta y un años.
Al menos eso creo.

Tengo un año extraviándome. Un año en que por momentos me pierdo. Un año en que digo cosas y al repetirlas suenan ajenas. Como de otro. Escribo  ¿Dónde queda Venezuela? Y, al leer, dice Venezuela me hace falta.

Hoy, me levanté luego de medio siglo y al mirarme al espejo se me apareció reflejado en el gabinete del baño un hombre unos 30 años mayor que yo, con una chaqueta beis dos tallas más grandes de la suya (¿mía?), un bolso de cuero terciado al hombro, escaso pelo blanco con flequillo sobre la frente y mirada extraviada en el fondo del espejo.

Pensativo.

Me miró, por fin, a los ojos y con una indescifrable sonrisa me dijo «Yo soy tu derrota».

Lo miré de arriba abajo. Él guardó silencio y volvió a observar a la nada. Como un gato que caza fantasmas. Como quien piensa con lentitud qué va decir, descartando en su mente palabras imprecisas, adjetivos inadecuados, sustantivos incompetentes, adverbios extraviados.

No dijo nada.

Lo escruté inútilmente. El hombre seguía en su mundo, en su búsqueda de la palabra perfecta. Yo dejé de existir en el mismo instante en el que él me dejó de mirar.

Busqué en mi armario y no hallé la chaqueta beis con solapas rectangulares en los bolsillos a la altura del corazón. Tampoco un bolso de cuero.

Volví al espejo y allí seguía. Ensimismado.

Quise que me nombrara. Sentí que si ese hombre me daba un nombre, me bautizaba como Golcar, volvería a ser yo. Necesitamos ser nombrados para ser. Las cosas que no se nombran no existen. En un comienzo fue el verbo…

¡Devuélveme mi identidad!

De mi billetera extraje mi cédula de identidad: ROJAS MARQUINA GOLCAR ALONZO — ROJAS MARQUINA GOLCAR ALONZO — ROJAS MARQUINA GOLCAR ALONZO

Leí varias veces.

Con la cédula en la mano, volví al espejo. El hombre del flequillo canoso en la frente continuaba allí, perdido en sus cavilaciones. Le enseñé el documento de identidad y le dije que ése era yo. Cachetón, narizón y de ojos marrones, como salía en la foto. Le grité ROJAS MARQUINA GOLCAR ALONZO recorriendo con el dedo cada letra de mi nombre.

Me ignoró.

Me busqué en internet. Metí en google mi nombre GOLCAR ALONZO ROJAS MARQUINA. Más de 13800 resultados me relacionaban con el hombre de la chaqueta beis. Unos me llamaban mamotreto. Otros me señalaban como usurpador. Aprovechado. Panfletario. Poco sutil. Hablador…

Tengo un año no siendo yo. Un año que respiro pero no soy.

Hoy cumplo cincuenta y uno, pero al mirarme al espejo no me encuentro. Hay entre el vidrio y el nitrato de plata un hombre con flecos canosos en la frente, treinta y cuatro años mayor que yo, que me dice que es mi derrota y que vive allí desde hace un año.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría aniversario en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.