Paradojas del presidio

20 julio, 2018 § Deja un comentario

¿Qué siente la mujer del preso político cuando lo visita?
¿La alegría de poder volver a verlo?
¿La tristeza de verlo preso?

¿Qué siente el hijo del preso político en la sala de visita?
¿El orgullo de confirmar que tiene un padre?
¿La nostalgia de saber que no lo tiene?

¿Qué siente el compañero del preso político al verlo entre rejas?
¿La tristeza de verlo allí?
¿El alivio por no ser él quien está allí?

¿Qué siente un preso político cuando sale libre?
¿El dolor por quien se queda?
¿La alegría por quien lo espera?

¿Y el exiliado, preso afuera porque no puede entrar?
¿Y el insiliado, preso en casa por miedo a salir?

Hay muchas formas de estar preso.

¿Todos terminamos siendo presos políticos?

Quién fuera el perro del preso
que brinca, ladra y mueve la cola cuando ve a su amo.
Y olvida que tiene dueño cuando no lo tiene en frente.

Anuncios

La levedad de los doce años

18 julio, 2018 § Deja un comentario

A Evelio Rodríguez,
In memóriam

Tener sed es un delito grave
Querer luz es un crimen
¡No protestes por el agua!
¡No manifiestes contra la oscurana!

Te puede costar cárcel
en el mejor de los casos
Te pueden condenar a muerte sumariamente.

La notícia dice que Evelio era un adolescente
Tenía 12 años
Más niño que adolescente.

En la avenida Cisneros de San Félix,
«… la comunidad protestaban por la falta de servicios básicos como luz y agua…»

y allí estaba Evelio,
con su sed
con su necesidad de luz.

Los manifestantes incendiaron una moto,
y allí estaba Evelio
harto
junto a su comunidad harta de estar
harta.

La bala policial irrumpió
en medio del maremágnum
explotaron las detonaciones
¡Balas!
Plomo para dispersar disturbios

Y Evelio cayó herido
con la levedad de sus doce años
Una bala es demasiado
para el cuerpo de un niño sediento.

En el hospital Raúl Leoni de Guaiparo
Evelio murió
Urna blanca para envolver su cuerpo
Justicia para que tenga
por fin
luz.

Julio, 18, 2018
#VenezuelaEsUnLutoEnGerundio

Sueño del ciego

5 julio, 2018 § Deja un comentario

¿Cómo son los sueños de quien nace ciego?

¿Qué ve
cuando sueña con la madre
muerta?

¿Sueñan con el aroma de la flor
con su textura
con el dolor de la espina encarnada?

¿Cómo son sus pesadillas?

¿Se llenan de sensaciones
olores sonidos sabores
los sueños de los ciegos?

¿Qué olvidan los ciegos cuando olvidan?

¿Olvidan un grito
un gemido un suspiro
una caricia un sabor?

Tal vez nacer ciego sea una bendición
para no ver tanto
para no soñar tanto…

¿Cómo es el llanto de quien nace mudo?

Golcar Rojas
Julio, 2018

Hijos del no-país

2 julio, 2018 § Deja un comentario

Hijos del no-país.
Todos los días allí
en los semáforos
pidiendo dinero
limpiando parabrisas
en puntas de pie.

Sus cabezas
apenas sobrepasan
La altura de un carro.

Niños y niñas
pequeños y adolescentes
¿Dónde duermen?
¿Quién les canta una nana?
¿Quién les lee un cuento para dormir?

¿Quién los consuela al llorar?
¿A quién acuden cuando tienen miedo?
¿Quién los cobija en las noches?
¿Quién los protege del sádico, del pedófilo?
¿Qué serán cuando crezcan?
¿Llegarán a crecer?

Son los niños
de la patria que crecen
como parias.
Niños del no-país
nacidos en revolución.

Golcar Rojas.

¿Y después de muerto?

1 julio, 2018 § 2 comentarios

¿Desde dónde llegará mi obituario?

¿Quién dará la noticia?

¿Habrá quien peine mis canas
limpie mi cuerpo
amortaje mis restos?

¿Alguien encenderá una llama
que ilumine mi camino
susurrará una oración?

¿Adónde irán a parar mis cenizas?

¿A quién le importará?

Ay, si uno pudiera elegir cómo
y dónde morir.

Elegir dónde morir
debería ser
un derecho humano fundamental.

Bittersweet

30 junio, 2018 § 1 comentario

Uno sonríe
Uno da gracias al cielo
Uno reza el padrenuestro ofrecido

Uno se alegra
El ser querido pasó inmigración
inició el trayecto a su nueva vida

Uno queda contento
con el corazon hecho trizas
con los ojos aguados.

El mundo se nos hace inmenso
el afecto y el amor
tienen que recorrer demasiados kilómetros

Son demasiados cielos
Demasiados mares
para que un corazon herido los pueda recorrer.

Golcar Rojas
Junio, 2018

Para matar sin balas

28 junio, 2018 § Deja un comentario

Una dictadura tiene muchas formas de matar. Tal vez la menos inhumana sea un tiro al pecho.

Pero un tiro al pecho —o a la cabeza— deja en evidencia la intención de matar y la culpabilidad.

Entonces, la narco dictadura pergeña nuevas formas de asesinar al ciudadano. Al enemigo.

El Estado es convertido en una gigantesca máquina para asesinar. Perfeccionan la técnica. No dejan margen al fallo.

Para matar solo necesitas dejar que el delincuente actúe impunemente.

Quienes escapen de la delincuencia, ya se verán expuestos a las otras múltiples formas de morir en dictadura.

Acaba con el transporte público. Sustituye autobuses por camiones, camionetas y convoys militares. La cotidianidad hará el resto. Al caer del vehículo, más de uno morirá.

Deja que calles, carreteras y avenidas se llenen de huecos, no pintes el rallado, no pongas las señales, abandona el alumbrado eléctrico. Eso basta para matar a unos cuantos enemigos.

Olvida los hospitales, roba todo el presupuesto de salud, desaparece toda la dotación de equipos y medicamentos. Que no tengan ni agua. La enfermedad hará el resto.

Así, un día, un convoy militar, un camión del Grupo de Artillería de Defensa Antiaérea, fungiendo de autobús estudiantil, cargado de jóvenes estudiantes, sale de la Universidad y en la vía entre Cantaura y Anaco, el chofer intenta esquivar un hueco en la carretera, pierde el control del vehículo. Da vuelta y los estudiantes quedan entre el peso del camión y el pavimento. Mueren dos. 14 terminan heridos.

La máquina de matar funciona. No hay que invertir en balas. Quien salga a la calle, está expuesto a su eficiente labor.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Golcar Rojas en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.