Sueños

2 diciembre, 2017 § Deja un comentario

img_20171202_134322-1266004356.png
Sueños de fotografía

Esta mañana desperté con el puño apretado
No quería soltar una esponja con pigmentos rojizos
En una playa soleada, Luis Brito daba brinquitos
El cielo estaba tan azul como correspondía
Y El Gusano alegre me enseñaba a retratar
A un niño pelirrojo y pecoso
Esquivo a la cámara…

***

La visita

Anoche los muertos me visitaron
En mis sueños siguen vivos.
Están en la playa
Sonríen alegres
Mamá y Luis Brito se conocieron
Bajo un cielo azul
A la orilla del mar.

***

Sueño impío

En el sueño, un hombre se masturbaba frente a un nacimiento, al momento de eyacular, fue tomando las piezas una por una y dejando semen en la cara de las imágenes.
Una mujer escandalizada, al verlo, decía entre señales de la Cruz que eso era un pecado, que eso era muy malo.
Yo le replicaba que Dios está arriba y mira para abajo y que eso no estaría tan mal cuando no mandaba inmediatamente un rayo sobre el onanista y lo calcinaba.

Anuncios

Los pies de mamá

19 julio, 2016 § 4 comentarios

img_20160717_203935.jpg

Foto de Luis Brito

A Ignasi y a Sergi,
por el aliento de dragón

Ignasi Vilanova:
Ese momento en que tu hijo te dice de forma desenfadada:
“papá, te huele mucho la voz” y te das cuenta de que tienes el aliento
de un dragón de Comodo.

A mamá le olían los pies.
Cuando llegaba de la calle
Se quitaba las medias de nailon
Y los zapatos anónimos
Y estiraba las piernas.

A mamá le olían lo pies.
Un olor avinagrado,
a cuero mojado y talco Menem,
que no me gustaba.

A mamá le olían los pies.
No era pecueca.
Era un olor a pies sudados.
Cansados. Con marcas del día.

A mamá le olían los pies.
A trajín del día. A ajetreo.
Y nunca la oí decir que estaba cansada.
Nunca se quejó del cansancio.

Se descalzaba y estiraba las piernas.
Se masajeaba con Cool-A-Ped.
Y daba vueltas a sus pies.
Giros a derecha. Giros a izquierda.

Nunca me gustó
Como le olían los pies a mamá.
Pero no se lo dije jamás.
Me quedaba con ella y respiraba hacia otro lado.

Hay madrugadas,
en que despierto asustado.
Acurrucado en la cama,
abrazo la almohada
y extraño el olor
de los pies de mamá.

Un año sin Luis

1 marzo, 2016 § Deja un comentario

image
Hoy, en el cielo busqué tu mirada,
Gusano.
En los zapatos de los viandantes,
En los pliegues de las manos de un viejo.
En los conos negros que anuncian la Semana Santa en Sevilla.
La Semana Santa en Petare.

Buscaba «algo» en el cielo incandescente de Maracaibo.
Con «alegría sincera» apartaba nubes impertinentes queriendo encontrar tu risa.
Tu desparpajo.
En la mirada de un «loco»  callejero
en el fantasma de un perro.

Cuando ya me daba por vencido,
pensando que te habías ido definitivamente,
tras la celosía de cirros,
un ángel de alas inmensas
dejó caer una flor marchita sobre un manto negro.

Entonces supe que estás allí.
Como siempre,
En el cielo «azul Brito» .
Para recordarnos que somos finitos,
como esa flor que conoció hermosos días.
Efímeros y trascendentes.
La «vida humana»
Como la retrataste.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Luis Brito en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.