Sábanas negras de Sonia Chocrón

9 noviembre, 2015 § 3 comentarios

Pica en la foto para leer en Prodavinci el primer capítulo de Sábanas negras, de Sonia Chocrón.

Pica en la foto para leer en Prodavinci el primer capítulo de Sábanas negras, de Sonia Chocrón.

Leí Sábanas negras en dos tandas. Lo empecé anoche y lo terminé hoy.

La historia de la miss Belleza Venezuela muerta en la habitación de hotel el día que terminaba su reinado y justo antes de entregar su corona a la nueva soberana electa, me enganchó irremediablemente.

Terminé la novela con sentimientos encontrados. Fascinación y decepción. Me fascinó la manera de escribir de Sonia Chocrón de quien, confieso, no había leído nada antes. El manejo y el dominio de idioma, su precisión en el uso de las palabras, son realmente admirables. Es de esa escritura que uno quisiera tener, dominar. Me amarró a la historia el ritmo que le imprimió la autora y ese ambiente entre sórdido y decadente de una Venezuela sumida en la violencia donde un asalto callejero puede ser un evento fortuito o puede formar parte de una trama más violenta aún y más enrevesada que el simple arrebatón. Y así, los personajes se desenvuelven en medio del miedo cotidiano.

La decepción vino porque quedé con ganas de más. Me hicieron falta escenas en la historia. Me hizo falta sospechar, pensar. Eché de menos acciones que me dijeran que el asesino podía ser el dueño del canal, o el productor del concurso, o la lesbiana ofendida por el rechazo de la bella miss, o la compañera celosa y envidiosa del lugar privilegiado que tenía la miss dentro de la organización, o el jefe de policía, o el vocero policial. Tal vez el mismo protagonista podría haber formado parte de la lista de sospechosos, al fin y al cabo, estaba en el lugar de los hechos y así como subió con Nina, al piso prohibido, podría haber hecho uso de sus encantos y haber subido antes con cualquier otra persona, matarla y luego aparecerse en el ascensor con la protagonista.

Quedé con ganas de más historia, de más intriga, de más suspenso.

También me pareció un poco abrupta la resolución de la trama, eché en falta una transición, algún evento que me llevara a esa resolución. Esto posiblemente habría quedado mejor resuelto y habría sido menos brusco si la historia contara con más escenas que nos dieran pistas de lo que podría haber pasado y nos mostrará más hechos de cada uno de los personajes que nos hicieran sospechar de ellos.

Al terminar Sábanas Negras, quedé con la sensación de que  me contaron la mitad de la historia, quedé enganchado a esa pequeña mujer, traumatizada y contradictoria que quiere descubrir lo sucedido pero teme por las consecuencias de ese descubrimiento y también a la historia de ese antihéroe, Cacho Rondón, un periodista con una vida desbaratada, que no quiere amarrarse a la detallista Nina que lo ayuda a desentrañar la trama, pero al mismo tiempo no quiere perderla. Intrigado y con ganas de saber más de ese entramado de poder y prostitución de lujo que se esconde tras las bambalinas del concurso de belleza de la novela.

Al cerrar el libro quedé con la sensación de que fue escrita bajo la presión de la entrega y quedé con ganas de leer más de Sonia Chocrón.

Sábanas negras
Sonia Chocrón
Ediciones B, 2013

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Sábanas negras en P(u)ateando la vida. Otro blog de Golcar.