Jossué Belandria Balestrini, comentarios a «Te voy a llevar al cielo» y a «El infierno de Edelmiro»

17 abril, 2018 § Deja un comentario

https://tevoyallevaralcielo.wordpress.com/2018/04/17/jossue-belandria-balestrini-comentarios-a-te-voy-a-llevar-al-cielo-y-a-el-infierno-de-edelmiro/

Anuncios

Entrevista en el programa radial «Dámaso 2.0» de Dámaso Jiménez en éxitos 89.7 sobre los libros de Golcar Rojas en amazon.

13 abril, 2018 § Deja un comentario

https://tevoyallevaralcielo.wordpress.com/2018/04/13/entrevista-en-el-programa-radial-damaso-2-0-de-damaso-jimenez-en-exitos-89-7-sobre-los-libros-de-golcar-rojas-en-amazon/

Insomnio a altas temperaturas

10 abril, 2018 § Deja un comentario

Anoche no dormí. El calor era insoportable. A pesar de que colgué el chinchorro en el balcón y de vez en cuando soplaba viento, era más el ruido que hacía y el aire caliente que revolvía que lo que refrescaba.

Echado leyendo La flor púrpura en el celular, ya los ojos me dolían y el miedo se apoderó de mí. Pensé que en la oscuridad algún choro podía pasar y ver el reflejo lumínico a través del tejido, y subirse al alero, apuntarme con un arma y pedirme el celular. No sería la primera vez que atracan a alguien en su casa apuntando a través de una reja y aunque es un primer piso, subir al alero no es complicado.

A las tres y media de la madrugada, cuando pasó el tercer recionamiento del día de tres horas y media cada uno, salté del chinchorro, apagué las luces, tomé agua, le puse comida a la gata, cerré puertas y ventana y me acosté en la cama.

El aire, luego de los apagones, empieza a congelar y tengo que pararme varias veces a ponerlo a descongelar, hasta que funciona bien.

Tomé una ducha con agua fría y medio me sequé. Por fin el aire empezó a enfriar. Entonces maulló Charlie para entrar. Me paré a abrirle. Me volví a acostar y empezó Vicky, la yorkie, a taconear. Luego, Fiesta, la teckel, a estornudar y Lia, la poddle a sollozar por pesadillas. Finalmente, a eso de las siete y medía, me dormí.

Mal dormí y a las 9 me paré. Paseé las perras y nos fuimos a trabajar. Después de bañar y secar tres cocker, con unos 40 grados de infierno, volvimos a casa.

Al ver la luz del balcón de la vecina encendida, respiré aliviado. Eran las dos y media y tendría aire. Hice el almuerzo. Una pasta con salsa de atún con medía lata que quedó de cuando hice la ensalada. Hice la limonada con albahaca y, cuando estaba sirviendo, se fue la luz.

Comimos y aquí estoy, echado en el chinchorro, escribiendo este lamento, entre chorros de sudor y el mosquero que pulula y hace que me sienta en África, cuando África nos parecía una realidad lejana y exótica y una pobreza conmovedora que hoy se parece igualita a la nuestra..

Si alguien ve a Cristóbal Colón, dígale que aquí espero la llegada de la civilización. Soy un timotocuica reencauchado Yukpa y wayüu y no lo recibiré con flechas. Sólo le pido que me lleve, cuanto antes, aunque sea al siglo XX.

La Paciencia: La simulación totalitaria en la narrativa de Golcar Rojas

10 abril, 2018 § Deja un comentario

https://tevoyallevaralcielo.wordpress.com/2018/04/10/la-paciencia-la-simulacion-totalitaria-en-la-narrativa-de-golcar-rojas/

Nostalgia

7 abril, 2018 § Deja un comentario

A kelly Grandal

Extraño mi tierra
sueño con volver

¿Te fuiste?

No. No me he ido
Es mi tierra la que se fue.

Extraño mi plaza
con sus almendrones

¿La tumbaron?

No. Ahí está
es el niño el que no volvió.

Golcar Rojas, abril 2018

Temor desde el balcón

5 abril, 2018 § Deja un comentario

Ahora me da miedo sentarme en el balcón.
Temo ver pasar la procesión
de la miseria.

Huyo de los rostros del hambre
de esos niños famélicos
que gritan con desespero
hacia puertas y ventanas
¡Señor! ¡Señora!
¡Deme algo!
¡Tengo hambre!

Me asustan sus sonrisas
sus miradas agradecidas
sus manos infantiles que
por ahora
empuñan palas y escobas
para pedir comida
a cambio de esclavitud infantil.

Me miran con cariño
ya no me piden
sólo me lanzan sonrisas
porque una vez les di.

Saludan levantando su pequeñas manos
van hasta la puerta del vecino
a gritar su hambre

Me asusta pensar
en lo que podrán hacer en unos años
esas pequeñas manos
que hoy me saludan
que hoy piden agarrando una escoba.

Esas manos que hoy barren
a cambio de un mendrugo
¿qué serán capaces de hacer mañana
por un bocado?

El ECO FÚNEBRE DE LA MUERTE

1 abril, 2018 § Deja un comentario

https://tevoyallevaralcielo.wordpress.com/2018/04/01/el-eco-funebre-de-la-muerte/