La patria es un camposanto

30 julio, 2017 § 1 comentario

A Luis Ortiz, Albert Rosales,
Ronald Ramirez, Gilbert Peña,
Julio Manrique, Juan Gómez
                             in memóriam.

El goteo se hizo chorro
el riachuelo se volvió mar.
Las calles de la patria
son un lago de sangre
que ahoga al no-país.

La bala es más rápida
que mis dedos
la muerte es más veloz
que mi palabra.

No soy capaz de cubrir
en mis crónicas poéticas
a todos los caídos
Mis obituarios se quedan rezagados
El memento se hace imposible.

¿Cuántos cayeron hoy?
¿A cuántos mató la bala asesina?
¿Doce? ¿Quince?
¿Cuántos caen mientras escribo?
¿Cuántos de los heridos
en estos cuatro meses de lucha
morirán en los próximos días?

La bala fue sembrada
la muerte espera paciente
su turno de cobrar.

Luisa Ortiz y Albert Rosales,
El sargento Ronald Ramírez,
el niño Adrián Rodríguez

¡Trece años! en Capacho Viejo

Gilbert Peña, de 19 años, en la Rotaria.
Julio Manrique, impacto de bala en el cuello.

Juan Gómez de 32
en Aguada Grande, Lara.

El conteo mortal
en todo el no-país, no para,

Antes cayeron asesinados
Iraldo Gutiérrez, Marcel Pereira, Eduardo Olave, Ángelo Méndez, Ricardo Campos,
Wilmer Flores, Luis Zambrano…

Son cerca de centenar y medio
en cuatro meses de lucha
por la liberrad.

La patria es un camposanto.
Y a mí no me alcanzan las palabras
y el dolor para cubrir a todos los héroes
asesinados por querer ser libres.

Pido perdón
a los dejados por fuera
a los primeros caídos
a los que no logro reunir
en este largo obituario
en este infinito memento.

Salgo a pasear las perras
y un eco retumba en mi mente:
“La revolución es pacífica
pero armada”.

En un poste de una esquina
junto a los restos de una barricada,
dos mujeres contemplan
y fotografían un collage.

La imagen:
Al tope, La Chinita
al medio La Divina Pastora
en la base,
La Virgen de Coromoto y Juan Pablo II

“Para ver si nos ayudan
a salir de esto”, dicen
mientras toman la foto.

Yo pienso:
“¿Podrán rezos y oraciones
contra tanta bala
de la revolución pacífica,
pero armada?

Sigo mi camino con mis perras
y un Padrenuestro en los labios.

Me aferro a las señales:

El cielo gris
se ha vuelto un espectáculo
de luz y colores
Tonos de amarillos, azules y rosas
cunden por doquier.

Un par de azulejos
planeá sobre mi cabeza
y un colibrí retoza entre las ixoras.

Los muñones de los árboles
podados hace dos meses
exhiben cogollos de hojas nuevas
promesa de un futuro frondoso
follaje que nos dará nueva sombra.

Termino mi paseo
con un Avemaría
y que brille para ellos
la luz perpetua.

Golcar Rojas, julio 2017

#LuisOrtiz
#AlbertRosales,
#RonaldRamirez,
#GilbertPeña
#JulioManrique
#JuanGómez
#VenezuelaEsUnLutoEnGerundio
#sosvenezuela

Anuncios

Desperté a una pesadilla

30 julio, 2017 § 1 comentario


A Iraldo Gutiérrez
Marcel Pereira
Eduardo Olave
Angelo Mendez
Ricardo Campos
Wilmer Flores
Luis Zambrano
  in memóriam.

A eso de las tres de la madrugada
me acosté a dormir.
El pecho oprimido
y una oración en los labios.

Pedía porque no fuera cierto
que se tratase sólo
de insomnes sin oficio
que inventan tragedias
a deshoras
para matar su tedio.

La fatalidad se cernía
sobre las calles del no-país
pero en mi pecho
albergaba la esperanza
del bulo ocioso.

Pero, el día clareó
la luz del sol
descubrió la realidad
que en la oscura noche
me negaba a aceptar.

La bala asesina
no durmió.
El plomo de militares y paramilitares
cumplió su objetivo
La sangre cundió.

En Mérida, Táchira y en Sucre
cayeron varios venezolanos
que se oponían al fraude constituyente.
Asesinados por balas de uniforme
y balas de civiles
mandados a masacrar.

En menos de 24 horas
Mataron a Iraldo Gutiérrez
a Marcel Pereira
a Eduardo Olave
a Angelo Mendez
en Mérida.

Mataron a
Ricardo Campos
en Sucre.

Mataron a Wilmer Flores,
de dieciséis años,
un niño de La Grita,
en Táchira.

Y ya a plena luz del día,
en la resistencia del Obelisco
en Barquisimeto,
Mataron a Luis Zambrano.

El cinismo del régimen
se muestra en las pantallas de tv.
Los jerarcas con amplias sonrisas
hablan de fiesta
hablan de gran lección
de democracia al mundo.

Obliteran con displicencia
e indiferencia
la sangre derramada
la bala en la carne
el luto esparcido
a diestra y siniestra.

Para la dictadura
es día de fiesta
celebran su fraude.
Como zamuros
bailan sobre los cadáveres
y brindan con copas
llenas de sangre.
Se burlan del luto
ríen el dolor del otro.

Dormí esperanzado
y desperté a la pesadilla.

Golcar Rojas, julio 2017

#Iraldo Gutiérrez
#Marcel Pereira
#Eduardo Olave
#Angelo Mendez
#Ricardo Campos
#Wilmer Flores
#Luis Zambrano
#VenezuelaEsUnLutoEnGerundio
#sosvenezuela

Hoy no hay perros calientes frente al liceo

28 julio, 2017 § 1 comentario

A Gustavo Leal Villasmil,
                in memóriam.

Allí, en el mismo lugar,
donde vendía perros calientes,
frente al liceo Alberto Adriani,
una bala de un paramilitar,
lo asesinó.

Tenía 18 años
y una amplia sonrisa
que muchos recordarán
pues, seguramente,
con esa sonrisa,
condimentaba sus perros calientes.

Gustavo Leal, no aguantó
la intervención quirúrgica.
La bala la apuntaron a la cabeza,
con la intención de matarlo.

Dos asesinados de bala,
cuenta hoy el Táchira.
Las informaciones hablan de cifras:

“Con las muertes de Eduardo Rodríguez Gil
y Gustavo Leal Villasmil
llega a 10 la cifra fatal
de caídos en protestas en Táchira”.

¡Cuánto ha resistido el Táchira!
¡Cuánta sanguinaria represión!
¡Cuánta saña contra un pueblo
que resiste en pie!

El Táchira lleva años
de escasez, de sufrimiento,
de represión, de hostigamiento,
militares, guerrilleros, paramilitares,
¡Cuánta violencia!

Diez familias del Táchira
lloran a sus caídos en resistencia,
de estos tres sanguinarios meses
de protestas.

Pero aún nos llega el eco
del llanto por Kluiverth Roa.

¡Cuánta sangre de hijos,
de padres, de hermanos,
de Libertadores,
enrojece hoy, las aguas
del río Torbes!

¡Cuánto luto!
¿Cuántos más?

Golcar Rojas, julio 2017

#GustavoLealVillasmil
#Tachira
#VenezuelaEsUnLutoEnGerundio
#sosvemezuela

Mataron al “Loco Eduardo”

28 julio, 2017 § 1 comentario

A Eduardo Rodríguez Gil,
                      in memóriam.

La dictadura es más letal que un cáncer
la bala de la represión es más eficaz
que una enfermedad
y más rápida.

En el Junco, Táchira,
asesinaron al “Loco Eduardo”,
tenía 53 años y protestaba
manifestaba contra la Constituyente.

Eduardo Rodríguez Gil
era teniente coronel retirado
de las Fuerzas Armadas Nacionales
como ironía del destino,
una bala de esas FAN
le segó la vida
por disentir, por oponerse,
Por pensar diferente.

El componente del plan República
abrió fuego en el Junco
contra los manifestantes,
Hirieron a varios,
“El loco Eduardo”, entre esos
murió al día siguiente.

Había superado un cáncer
la enfermedad no pudo
contra su espíritu alegre,
pero la bala del régimen,
logró lo que no pudo el cáncer.

Un año tenía
de haber pasado a retiro,
quienes lo conocieron,
decían que era alegre,
“El alma de las fiestas”.

Pero, se oponía,
disentía, protestaba,
manifestaba,
y una bala de sus ex compañeros
le borró la sonrisa.

La dictadura nos quiere
tristes, mustios,
derrotados, vencidos,
y pretende someternos
a fuerza de bala y sangre,
a fuerza de un luto eterno.

Golcar Rojas, julio 2017

#EduardoRodrigiezGil
#Tachira
#VenezuelaEsUnLutoEnGerundio
#sosvenezuela

Días menguados

28 julio, 2017 § 1 comentario

Duermo poco y mal
en estos días.

Estoy bien
y de pronto,
me deprimo.

No es depresión, realmente.
Es una densa y el tenaz tristeza
que me cae de golpe.

Como una telaraña negra
que me atrapa y si me muevo
me enreda más
y aprieta sus hilos.

Y la araña acecha,
agazapada.
No se mueve.
Espera que la telaraña
haga su trabajo.

La tristeza se mezcla
con el miedo
y ya no duermo.

La vida mengua,
como la luna.
Es un hilillo,
un cachito
que apenas brilla.

¿Quién escribirá
mi obituario?

Duermo poco
y duermo mal
en estos días.

Golcar Rojas, julio 2017

Otra maldita bala

27 julio, 2017 § 1 comentario

A Rafael Canache,
in memóriam.

Un disparo en el pecho
una bala apuntada a matar,
otra maldita bala del régimen
y otro hijo que cae
asesinado.

28 años tenía Rafael Canache,
y protestaba en Jabillote,
en Píritu, contra la Constituyente, cuando una bala maldita
le abrió el pecho.

Bala de Guardia Nacional
que apagó la vida de Rafael en Barcelona.

Canache es la tercera víctima
que muere en Anzoategui, desde abril,
cuando Venezuela se alzó
en una larga protesta
que la dictadura
pretende ahogar en sangre.

En mayo, César Pereira de 20 años,
murió también asesinado
por una bala.
Y en junio, mataron a Isael Macadán
de 18 años.

Seguimos contando muertos
en el no-país
y lo peor es esta certeza
qué recorre la piel
de que seguiremos
con el goteo luctuoso.

De muchas zonas
llegan los reportes
de detonaciones y disparos,
de Guardias Nacionales y policías
que atacan impunemente,
de colectivos asesinos
en motos
que recorren las ciudades
en irrefrenable cacería humana.

Días negros se ciernen
sobre el no-país
noches eternas
días de llanto.

Un denso luto
que no tiene fin.

Un duelo colectivo
en una tierra olvidada por Dios
donde no se ven destellos
de un nuevo amanecer.

Golcar Rojas, julio 2017

#RafaelCanache
#Anzoateguí
#VenezuelaEsUnLutoEnGerundio
#sosvenezuela

Cada bala nos mata a todos un poco

27 julio, 2017 § 1 comentario

A José Miguel Pestano
y Anthony Torrealba,
             in memóriam.

“Trauma torácico por arma de fuego”
Es decir, fue asesinado
por un disparo en el tórax.
Una bala
apuntada al pecho.

Cabudare apagó sus tamunangues.
En las protestas de La Mata
mataron a José Miguel Pestano,
una bala de la dictadura
atravesó su joven pecho
de veintitrés años.

José Miguel, vivía en Palavecino,
pero Lara, hoy,
no llora sólo a Pestano.

El luto se extiende,
el cielo de arreboles
se torna blanco y negro.

En el hospital, muere
Anthony Torrealba,
quién desde el 22 de julio
batallaba por la vida.

Treinta y un años tenía
y estuvo desaparecido varios días.
Cuando lo hallaron,
en un vertedero de la ciudad,
tenía destrozado el cráneo:

“El joven fue brutalmente golpeado, presentó fractura de cráneo severa”
por efectivos de la Guardia Nacional,
rezá la información.

Los fríos números hablan
de 19 víctimas fatales en Lara,
132 asesinados en todo el país,
víctimas de su ansia de Justicia
y libertad.

El futuro de Venezuela
se vuelve un charco de sangre
un amasijo de plomo y carne.

Un mar de lágrimas de deudos,
de madres que quedan sin hijos,
de padres que lloran como niños,
de hermanos, primos, tíos,
parientes que claman al cielo
por un poco de paz.

El no-país se ensancha
con cada nuevo asesinato
de la dictadura
Y todos sentimos que,
cada bala asesina,
nos rasga la piel,
nos mata un poco
cada día.

Golcar Rojas, julio 2017

#JoseMiguelPestano
#AnthonyTorrealba
#Lara
#VenezuelaEsUnLutoEnGerundio
#sosvenezuela