La flor del agradecimiento

27 octubre, 2017 § 1 comentario

Hoy, recojo las flores del camino
miro al cielo
contemplo las palomas
doy gracias a la vida.

Hoy, las flores son para mí
y son para mis amigos
para mi familia
para mi pareja

Begonias para agradecer
a todos los que me quieren
a todos los que me arropan
con el cariño y los gestos

Hoy, me he sentido
el hombre más importante del mundo
El más querido
El más afortunado.

Hoy, las flores son para
dar gracias porque
aunque el mundo es una porquería
se salva por el cariño
por la gente que lo quiere a uno.

Hoy, siento que ha valido la pena vivir.

Gracias a todos.

Golcar Rojas, octubre 2017

Anuncios

Tres de muerte

25 octubre, 2017 § 1 comentario

Tres de muerte
Mañana es tiempo de nacer

I
De tanto contar cadáveres
me olvidé de vivir

II
Nos estamos poniendo
muertos.

III
Para ascender
hacia la luz perpetua
Tuve que descender
a la eterna oscuridad.

Herida

21 octubre, 2017 § 2 comentarios

De la herida en mi pecho
ya no queda cicatriz

Tu puñalada
fue borrada por otros dolores
de los que apenas quedan rastros.

Pero, a veces,
cuando apareces
de improviso
Un rencor efervescente
se agita en mi colon.

¡Tanto que pudo ser!

Tanto amor repartido
en otros cuerpos.

Raíces

20 octubre, 2017 § 1 comentario

Nacen en cualquier grieta
del asfalto caliente
contaminado

Florecen entre las juntas
del cemento
que une los ladrillos.

Crecen en las ranuras
del concreto armado.

Verdean con sol
sin tierra
con gotas de agua.

Yo no.
Yo necesito tierra húmeda
fertil
Cobijo de sombra
agua clara.

Sin tierra marrón rojiza
para hincar mis raíces
me agosto
me consumo
Me torno uva pasa.

Sin tierra,
me seco
en esta aridez
que me deja
músculos exagües
y pies ardidos.

Marioneta

17 octubre, 2017 § Deja un comentario

Al amanecer de un día
Uno se cansa de ser marioneta.
Con uñas y dientes
corta los hilos
Y el titiritero se queda
con una inútil cruceta
entre los dedos.

Golcar Rojas, octubre 2017

​Roberto Juarroz: Un águila al acecho de imágenes

16 octubre, 2017 § 1 comentario

1925, nace en Argentina Roberto Juarroz, quien se convertiría más adelante en uno de los más importantes y representativos poetas, no sólo de su país, sino de toda Latinoamérica. Su «Poesía vertical», título con el cual se identifica toda la producción poética de este artista, le ha dejado un lugar de honor en la poesía contemporánea.

—¿Por qué unifica toda su obra bajo el título de «Poesía vertical»?

—Esa es una pregunta sin respuesta —dice Juarroz con toda la musicalidad del acento argentino—. No es una cuestión de sentido, de dirección. Es sólo una frase. Ir hacia arriba es sólo un poco más corto o un poco más largo que ir hacia abajo.

Roberto Juarroz habla lento, más no por parquedad y sí porque medita largamente cada frase, con lo cual logra darle un vuelo poético a la palabra hablada. Sus ojos parecen desorbitados y penetrantes, fijándose su mirada, unas veces en cualquier punto del espacio. Otras, en la mirada de su interlocutor. 

Aunque trata en su poesía acerca de diversos temas, dice tener algunos sobre los cuales reincide frecuentemente, como son: el amor, la palabra, la muerte.

A simple vista podría parecer que Juarroz se ocupa de los lugares comunes de la poesía. Pero lo importante no es si el tema ha sido tratado con anterioridad, sino la visión personal, la propuesta artística del poeta.

Juarroz está en una constante búsqueda; tal vez de allí proviene esa mirada  de águila al acecho, ese movimiento de sus manos que por momento se cierran  con el afán de apresar algo. Juarroz es un águila al acecho de imágenes y es esto lo que quiere atrapar hasta con sus manos.

—¿Cuál es la búsqueda de Juarroz?

—Yo estoy constantemente buscando el revés de las cosas; el revés del amor el revés de todas lo que acontece en el mundo. Siempre trato de ver más allá de la apariencia.

—¿Con qué fin busca  el revés de las cosas?

—Para tratar de aprehender un poco más la realidad. Para hacer más realidad. Yo creo que es allí, en el revés de las cosas,  donde tenemos que buscar para acercarnos a la realidad.

Esto es lo que se refleja en los 10 libros que se titulan «Poesía vertical»,  la búsqueda de un poeta que afirma ser siempre opositor. «Siempre estoy yo oponiéndome a los sistemas de gobierno,  por esto de tenido que salir varias veces de mi país».

Juarroz estudió bibliotecología y ha publicado algunos textos  de ensayos sobre poesía que, como él afirma, «no son más que aproximaciones a la poesía, porque ‘poesía sólo puede ser igual a poesía’, lo demás son aproximaciones.

Además ha participado en numerosos encuentros, congresos y festivales de poesía, sobre lo cual dice que son demasiados.

—Estos festivales —afirma su Juarroz— son importantes sólo por las relaciones humanas, por el encuentro de gente que está en la misma búsqueda. Aquí se conocen y tienen la oportunidad de hablar y comparar sus diferentes puntos de vista.

—¿Qué le parece el I Festival de Poesía Venezolana?

—Muy importante en realidad. ¿Sabes que me llamó la atención de este festival? Es raro que una universidad se ocupe de este tipo de cosas como la poesía. Yo he participado  en muchos encuentros de este tipo y te puedo asegurar que, por lo menos en Latinoamérica,  no se dan muchos casos como éste. Por lo general son otro tipo de instituciones las que se ocupan de estos eventos. Me parece muy importante que las universidades realicen encuentros como este donde se puede discutir y se puede acercar la poesía al público.

Allí tenemos al poeta, tenemos su propuesta y su testimonio. Roberto juarroz cazador de fantasmas, acostado por el peso, la significación y las posibilidades infinitas del lenguaje, de la palabra. Afanado por encontrar el revés del amor y de la muerte, entre otras cosas.

Golcar Rojas, 1987 

La verdad de mis imágenes

9 octubre, 2017 § 1 comentario

Yo «maquillo» las fotos porque, por lo general, las cámaras no captan lo que yo estoy viendo. La realidad de la imagen que queda registrada no se compadece con la «realidad» real de lo que estaban viendo mis ojos.

Es como si existieran dos realidades, la que veo en directo y la que capta la cámara.

Entonces, yo me dedico a editar cada imagen con la finalidad de que las dos realidades sean una única realidad. Trato con la edición de hacer que la realidad mostrada en la foto se parezca lo mas posible a la realidad que percibieron mis ojos y que quedó registrada en mi mente.

Tal vez, al final, surge una tercera realidad.

¿Quién puede decir cuál de las tres viene a constituir la verdad?